Desde este martes habrá más inspectores, se harán nuevos controles y no podrán ingresar autos al centro.


Luego de un comienzo poco feliz de la nueva etapa de la cuarentena en Azul, el municipio decidió poner controles más fuertes para asegurar la prevención del coronavirus en todo el partido. Desde este martes, se triplicará a 150 el número de inspectores que saldrán a la calle para revisar el cumplimiento de los protocolos, habrá más policías en la vía pública y el centro de la ciudad estará cerrado a los autos.

La medida que más llamó la atención de las anunciadas por la comuna es el registro que deberán realizar los comercios de los clientes que ingresen a los locales. “Es muy importante además la implementación de la planilla en la que se registre cada cliente atendido en lo que se refiere a los rubros consensuados de comercios, servicios y profesionales que se sumaron a la actividad laboral recientemente”, afirmó el Intendente Hernán Bertellys tras una reunión de gabinete ampliado en la que participaron funcionarios municipales, policiales y los titulares del CEDA y AECA.

La medida apunta a tener un registro de quienes ingresan a los locales y en caso de confirmarse un caso positivo de COVID-19, que el Estado pueda tener registro de quienes son las potenciales personas a aislar para prevenir el contagio. Se trata de un documento obligatorio para todos los comercios. 

Reunión para establecer los nuevos controles en Azul.

CIERRES EN EL MICROCENTRO

Desde este martes,el microcentro azuleño permanecerá cerrado al tránsito vehicular en el espacio delimitado por las calles Burgos, Bolívar, Avenida 25 de Mayo y Belgrano. Para el control de la disposición, se aplicarán cortes con personal municipal y policial en las intersecciones de Burgos y San Martín, Belgrano y De Paula, Avda. 25 de Mayo e H. Yrigoyen y Bolívar y Moreno.El cierre será de lunes a sábado de 9 a 15.

USO DE TAPABOCAS

Se controlará el efectivo cumplimiento del uso obligatorio del tapabocas. Este deberá utilizarse en su forma correcta –debe cubrir el rostro desde el puente de la nariz hasta debajo del mentón- en todo el tiempo que se permanezca en la vía pública y también en la vereda y en el interior de todos los locales (tanto empleados como clientes) de todos los rubros y servicios. El incumplimiento de la normativa será sancionada con una multa inicial de diez mil pesos.

DISTANCIA SOCIAL

El distanciamiento físico entre los ciudadanos será especialmente contemplado. Por ello, los comercios deberán hacerse responsables de la distancia entre personas dentro del negocio como así también de la organización de las filas de ingreso al local. Aquellos que no cumplan con esta medida serán clausurados.




Comentarios