Sucedió en un barrio privado de Tandil. El empresario quería que la mujer limpiara la vivienda.


Un insólito episodio sucedió el lunes a la mañana en Tandil: un empresario quiso meter a su mucama adentro del barrio cerrado Sierras de Tandil para que limpie la propiedad en medio de la cuarentena.

El hombre, un empresario identificado como Gustavo Cardinale, fue denunciado a la policía y los efectivos de seguridad privada del barrio privado descubrieron la polémica maniobra al revisar el baúl cuando intentaba quebrar el aislamiento social, informó Radio Tandil.

Según las reglas del barrio cerrado, los guardias de seguridad solo pueden revisar los autos de los visitantes, y por eso Cardinale intentó pasar por el ingreso sin ser controlado.

Los policías consultaron al fiscal de turno si el hombre debía ser detenido pero decidieron dejarlo en libertad, aunque una vez que concluya el aislamiento obligatorio deberá presentarse ante la Justicia para dar explicaciones sobre lo sucedido.

Tras el operativo,la trabajadora doméstica regresó a su hogar en uno de los móviles policiales de la Seccional Primera de Tandil.




Comentarios