Un reconocido estafador uruguayo llamado Christian Alexandre Martín Ferreira dio nuevos dolores de cabeza a la policía local al hacerse pasar por un fiscal y hacer llamadas telefónicas en su nombre para ordenar medidas judiciales y hasta disponer la detención de una expareja.

//Mirá también: Le robaron los datos de su tarjeta de crédito, hicieron compras por $200 mil y terminaron presos

Ferreira tiene 27 años y ya acumula cinco antecedentes penales, entre ellos una estafa millonaria a organismos estatales uruguayos, en 2017.

Christian Alexandre Martín FerreiraGentileza El Observador de Uruguay

Ahora, según informa el diario El País de Montevideo, desde su celda en el penal de Libertad, Ferreira hizo al menos ocho llamadas desde distintos celulares y haciéndose pasar por el fiscal Fernando Valerio, representante de Ciudad de la Costa.

Así, solo telefónicamente, logró que la policía detuviera a su expareja, su exsuegro y a una cuñada de la mujer, quienes fueron derivados a una comisaría en un gran operativo, publica Clarín. Poco después, cuando la Policía advirtió el error liberó a los detenidos.

Pero en esos mismos llamados Ferreira había logrado ordenar la averiguación del paradero de un hombre que vive en Pocitos, y se comunicó también con dependencias policiales de Florida y Treinta y Tres, donde llegó a amenazar a un policía de denunciarlo por desacato por “incumplir” sus ordenes.

Por dinero en el extranjero

Cuando la policía se presentó en la casa de la expareja de Ferreira el sábado 1 de mayo, cumpliendo la falsa orden del falso fiscal, acusaron a la mujer de tener dinero en el exterior.

“Usted tiene US$ 16 millones depositados en el extranjero. Diga de dónde sacó ese dinero”, le decían los oficiales, mientras la joven negaba la acusación y se comunicaba con su abogado.

Poco después la mujer ya había quedado detenida e incomunicada, y en la puerta de su casa, a los tres móviles que ya había se sumaban dos camionetas y dos motos, porque el supuesto fiscal había pedido refuerzos.

A la expareja de Ferreira le dijeron también que había órdenes de trasladar a sus dos hijos al Instituto del Niño y Adolescente (INAU), pero ella logró que quedaran al cuidado de vecinos.

La expareja del estafador, su padre y su cuñada fueron trasladados como detenidos e informados de que iban a pasar la noche en un calabozo. Poco después, sin embargo, el subcomisario se presentó y les informó que podían irse. Cuando le consultaron sobre toda la situación, el subcomisario confesó: “Ni yo entiendo lo que pasó”.

Cuando se activó la investigación, se detectaron llamadas de Ferreira a ocho comisarías de Montevideo y del Interior.

Antecedentes

Ferreira ya había cometido delitos desde la cárcel: en 2017 estafó por millones al Fondo Nacional de Salud (Fonasa) y el Banco de Previsión Social (BPS).

La maniobra había comenzado en 2011 e incluía la creación de unas 100 empresas fantasmas para estafar a estos organismos, por un total de alrededor de cuatro millones de dólares.

Luego, en 2020, desde la Unidad 6 Punta de Rieles, estafó a un comercio por más de 15.000 dólares en la compra de herramientas e insumos, que llegaron a la cárcel. Cuando se constató el delito, Ferreira dijo que se trataba de “una donación a la cárcel”, pero finalmente el pedido fue devuelto a los damnificados.