El Gobierno británico anunció este lunes que Londres y otras zonas del este de Inglaterra pasarán a partir del miércoles al nivel 3 de confinamiento, el más alto en lo que a restricciones para frenar la propagación del coronavirus se refiere.

La medida, informada por el ministro de Salud, Matt Hancock, ante el Parlamento supondrá el cierre de bares y restaurantes, salvo para el servicio a domicilio y para llevar, además de exigir reducir la mínimo los desplazamientos fuera de casa y evitar en la medida de lo posible aquellos que sean entre distintas zonas.

Además, en lo relativo a las reuniones, se pide evitar reuniones en domicilios particulares y en espacios públicos con personas con las que no se conviva o con las que no se forme parte de una misma ‘burbuja’, si bien en este último caso no deberán superar las seis personas.

La norma entrará en vigor a las 0.01 horas el miércoles en la ciudad de Londres, toda el área de Gran Londres, así como el sur y el oeste del condado de Essex y algunas zonas del condado de Hertfordshire.

Saltan las alertas en el Gobierno británico y Londres y otras zonas del Este volverán al confinamientoAFP

“Esta acción es absolutamente esencial no solo para mantener a la gente a salvo sino porque hemos visto que la acción temprana puede evitar más daños y problemas más duraderos después”, ha defendido el ministro, que ha explicado que ha tomado la decisión de elevar el nivel de confinamiento hoy y no el miércoles, cuando era la siguiente revisión, ante el aumento de los contagios.

Por su parte, el alcalde de la capital, Sadiq Khan, ha destacado que aunque la medida es “increíblemente decepcionante” para los negocios, “el virus se está acelerando en la dirección equivocada una vez más en todo Londres y las vidas de los londinenses están en peligro”. “Sería una tragedia perder a más personas cuando la vacuna ya se está suministrando en nuestra ciudad”, ha destacado en un comunicado.

“Sabemos por la amarga experiencia que cuando los casos comienzan a aumentar rápidamente, es mucho mejor actuar pronto, en lugar de demasiado tarde”, ha defendido Khan, animando a los londinenses a cumplir las restricciones previstas para evitar “un confinamiento total en el nuevo año”.

Por otra parte, el alcalde de Londres ha defendido la necesidad de aumentar los test en escuelas e institutos de forma inmediata, “ya que ahí es donde más se está propagando el virus”. En este sentido, “dado el incremento significativo en los contagios entre las personas de 10 a 19 años, el Gobierno debería considerar pedir que las escuelas secundarias y las universidades que aún no tengan instalaciones para realizar test que cierren antes y reabran un poco después en enero para dar tiempo a que haya pruebas semanales”, ha sostenido.

La vacuna ofrece cierta luz al final del túnel, así que no caigamos en lo que podría ser el último obstáculo”, ha argumentado Khan, animando a todos los ciudadanos a cumplir con las normas fijadas por el Gobierno para que “podamos salvar el máximo posible de vidas, apoyar al servicio de salud y proteger nuestra economía”.

Este lunes las autoridades sanitarias han informado de 20.263 nuevos contagios y 232 muertes relacionadas con la enfermedad, cifras superiores a las del pasado lunes, cuando se dio cuenta de 14.718 casos nuevos y 189 muertes.

En total Reino Unido acumula 73.125 muertes y 1.869.666 casos confirmados desde el inicio de la pandemia. Es el sexto país en número de contagios y el 46º en contagios por millón de habitantes. La curva de contagios ha repuntado en diciembre para iniciar la tercera ola pese a no haber superado completamente la segunda, iniciada en septiembre.

Con información de DPA