Mientras el oficialismo dirime sus diferencias en el entorno de la Casa Rosada, en el conurbano bonaerense, clave en toda contienda electoral, la campaña para dar vuelta la contundente derrota de las PASO parece no dar tregua.

//Mirá también: Relanzamiento del “gabinete militante” de Axel Kicillof: los intendentes del GBA que le dieron la espalda al acto

Esta semana, en General Rodríguez surgió una polémica por supuesto clientelismo: la oposición de ese distrito denunció que la Comuna, a cargo del intendente Mauro García, distribuyó 65 juegos compuestos por heladeras, cocinas, estufas y garrafas, además de unas 12 tarjetas de débito destinadas a la compra de alimentos para comedores y merenderos.

Horas más tarde, otro cruce similar entre oficialismo y oposición acaba de encenderse con fuerza en Avellaneda, un distrito ultra K, cuyo ex jefe comunal, Jorge Ferraresi, forma parte del gabinete nacional como Ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat.

Avellaneda y los regalos que generan polémica.

Allí, algunas de las últimas acciones del gobierno local generaron cuestionamientos desde la oposición, que también salió a acusar al oficialismo de hacer clientelismo. Los disparadores de la polémica apuntan a que el Municipio, ahora conducido por Alejo Chornobroff, pero siempre con la guía del ministro Jorge Ferraresi, entregó bicicletas en un acto oficial, además de zapatillas, que hasta incluyen el logo del Municipio.

“Usan la imagen de los chicos en plena campaña, que implica un cierto adoctrinamiento”, disparó el periodista Luis Otero, referente del radicalismo local, que fue candidato a intendente en las elecciones de 2019 para Juntos por el Cambio y que, aun sin intervenir en listas de estos comicios de medio término, se mantiene como una de las referencias opositoras en este distrito del sur del Gran Buenos Aires.

En las elecciones primarias, el Frente de Todos logró imponerse en Avellaneda, pero con un caudal de votos inferior al logrado en 2019, cuando Ferraresi consiguió ser reelecto para un tercer mandato, aunque luego pidió licencia para sumarse al Gobierno nacional.

En este Municipio, la lista de concejales del oficialismo que tuvo como cabeza de boleta a Magdalena Sierra, la esposa de Ferraresi, fue la que más votos sacó: 42,48% (contra 35,42% de Juntos), pero quedó muy lejos de los casi 56 puntos logrados por el propio Ferraresi hace dos años.

Avellaneda y los regalos que generan polémica

Según denuncian los vecinos y varios referentes opositores, la Municipalidad repartió en los últimos días bicicletas y zapatillas con los colores y el logo de la intendencia. Incluso, según publicó el propio sitio oficial de la Comuna, el domingo se convocó a los alumnos de nueve colegios a retirar su bicicleta a una zona conocida como Área X.

El comunicado oficial explicaba: “La Municipalidad de Avellaneda llevó adelante una nueva jornada de entrega de bicicletas mediante este programa municipal ‘Tu Primera Bici’, que garantiza el derecho al juego, a la recreación y al deporte de los niñxs y está destinado a todos los alumnos y alumnas de las escuelas primarias públicas de Avellaneda, que tengan domicilio en el distrito”.

Aportaba además que “las instituciones escolares beneficiadas en esta entrega fueron las Primarias N°21, 22, 23, 24, 25, 27, 28, 31 y 32, llegando a más de 1900 niños y niñas de la ciudad”. Y cerraba: “Junto a Ferraresi y Sierra estuvieron también muchos de los candidatos y candidatas que integran la lista del Frente de Todxs en Avellaneda”.

//Mirá también: Denunciaron a Gildo Insfrán ante el INADI por usar el insulto “bombolo” en una escuela especial

Publicación foro nacional de avellaneda.

No tardaron en replicarse las repercusiones en las redes sociales, donde hubo posteos en los que mostraban que ya había bicicletas a la venta “por 6.000 pesos”. También se vio calzado con fallas, como la suela mal pegada. Y se viralizaron comparaciones con un escándalo que en 2001 protagonizó Carlos Ruckauf, el entonces gobernador de Buenos Aires: había comprado con

fondos estatales unos 800.000 pares de zapatillas que llevaban su firma impresa en la lengüeta.

**Fuente: Zonales.com