En medio del escándalo de la vacunación vip, y por primera vez en su trayectoria política, Alberto Fernández tiene una peor imagen ante la opinión pública que Mauricio Macri.

El Presidente combina un 32% de percepción positiva (un 14% la califica “muy buena” y un 18% “buena”) y un 60,9% de negativa (un 16,5% la considera “mala” y un 43,4% “muy mala”). Macri, en cambio, tiene un 40,3% de imagen positiva (un 14,5% piensa que es “buena” y un 25,8% “muy buena”) y un 56,2% de negativa (un 15,8% dice que es “mala” y un 40,4% “muy mala”).

Un dato contundente es que, entre fines de marzo y abril último, Fernández tuvo un pico de 75,4% de ponderación a favor y le sacaba entre 30 y 40 puntos a su antecesor.

Hay más puntos en común entre Fernández y Macri de lo que podría suponerse en un contexto tan polarizado.

Si la evaluación se realiza según sexo, edad, nivel educativo y zona de residencia, hay más puntos en común de lo que podría suponerse en un contexto tan polarizado.

Lo mejor de Macri aparece entre las mujeres (42%), los mayores de 51 años (50,8%), los que sólo terminaron la primaria (43,3%) y los que viven en el interior del país (43,1%). Lo mejor de Fernández también se da entre las mujeres (36%), los mayores de 51 (34,3%), los que terminaron la primaria (34,4%) y, a diferencia de Macri, los que viven en el AMBA (32,9%).

Con este cambio, Fernández quedó en sintonía con los números de Cristina Kirchner, quien suma un 29,3% de imagen positiva y un 66,9% de negativa. El único que esquiva este escenario desfavorable es Horacio Rodríguez Larreta, que lidera la tabla cómodo, gracias a una percepción positiva del 51,2% y una negativa del 32,1%. Así y todo, el jefe de Gobierno porteño perdió 12 puntos de ponderación a favor desde octubre pasado.

Horacio Rodríguez Larreta lidera la tabla, gracias a una percepción positiva del 51,2%.Walter Carrera | Prensa GCBA

El sondeo es de la consultora Trespuntozero, que tiene clientes de todo el arco político e incluso realizó relevamientos para el Gobierno actual. Cuenta con un antecedente interesante a su favor: en octubre de 2019, y tras el pifie generalizado de las PASO, fue la encuestadora argentina que mejor pronosticó los resultados de la votación presidencial.

La encuesta, a la que accedió Clarín este fin de semana, se realizó entre el 23 y el 25 de febrero, con 1.000 casos de todo el país, y exhibe los principales datos de la coyuntura.

En el capítulo “Clima Sociopolítico”, ya se advierte que no son buenos tiempos para el oficialismo. La evaluación negativa de la gestión nacional parece no encontrar fondo: llegó al 66,7%, después de haber tenido un piso del 16,3% a fines de marzo de 2020.

Con 40,6%, la corrupción vuelve a aparecer como el problema que más preocupa a los argentinos. Lo que no queda claro es si influyó más en este análisis el destape del Vacunatorio vip o la condena a Lázaro Báez.