El presidente Alberto Fernández admitió este jueves que la Argentina “tiene un problema” con la inflación y le apuntó a los “formadores de precios” por la “voracidad” que tienen al subir lo que cuestan los productos que elaboran o comercializan.

//Mirá también: El Gobierno rechaza la idea de la UIA de dejar de pagar sueldos a quienes no se vacunen contra el COVID-19: “La vacuna es optativa”

Tenemos problemas, la inflación es uno de ellos. Y seguimos trabajando, porque más allá de que los precios internacionales de los alimentos hayan aumentado y mucho hay acá en la Argentina un aumento desmedido, producto de la voracidad de los formadores de precios”, dijo el jefe de Estado.

Fernández encabezó este jueves en Entre Ríos la presentación de un plan para la promoción del trabajo registrado de 250 mil trabajadores rurales, junto a parte de su gabinete y al gobernador de esa provincia litoraleña, Gustavo Bordet.

Alberto Fernández en Entre Ríos. (Imagen TV)Youtube

El Presidente consideró que “hay que explicarles” a esos formadores de precios “que este no es el tiempo de ser voraces, sino que es el tiempo de ser solidarios, de pensar en los que menos tienen, de aquellos a los que más les cuesta ganar un peso para poder alimentar a sus familias”.

En ese sentido, dijo que él y su Gobierno siguen “trabajando” y “peleando” para frenar la suba de precios, y por esa Argentina más igualitaria y con la que todos los ciudadanos sueñan.

//Mirá también: El Gobierno expresó su “más enérgica condena” al nombramiento de Ahmad Vahidi en Irán

También afirmó que él es un hombre de la ley y un reformista que odia la desigualdad y la injusticia. “Yo no quiero convivir ni con la desigualdad ni con la injusticia y gracias a Dios que mantengo vivo ese gen que no se ha dormido y no me ha hecho conformar con tanta injusticia y tanta desigualdad”, dijo el Presiente.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.