En el marco de la segunda ola de contagios de coronavirus y mientras el Gobierno evalúa un nuevo pago del IFE (Ingreso Familiar de Emergencia), un estudio del Observatorio de Deuda Social Argentina (ODSA) de la UCA sostuvo que los índices de indigencia y pobreza hubieran sido peores si el Estado hubiese recortado la asistencia social para los sectores más vulnerables.

// Mirá también: Según un modelo matemático, Argentina ya superó el pico de la segunda ola de COVID-19

Hasta el momento, con las nuevas restricciones que sostiene el DNU, no se implementaron nuevamente estos planes asistenciales. No obstante, el Estado anuncio el pago de un bono extraordinario de $15.000 para los beneficiarios de la AUH y los monotributistas de categorías A y B.

Los trámites del IFE son gratuitos y no requieren la intervención de gestores ni intermediarios. (Pedro Castillo / Archivo)

En este marco, el ministro de Desarrollo Social Daniel Arroyo sostuvo este miércoles que “hay que poner recursos en el bolsillo de la gente”. Refiriéndose a la implementación de un nuevo IFE, el funcionario indicó que ninguna política está descartada sino que todas están en permanente evaluación.

Esta afirmación deja abierta la posibilidad de que el Estado vuelva a implementar el IFE, después de dejar de hacerlo cuando se reactivó la economía a fines de 2020.

Aumenta la cantidad de planes sociales

Según el Observatorio de Deuda Social Argentina, los planes asistenciales llegaron al 47,3% de los hogares argentinos (donde vive el 55,4% de la población) con el objetivo de contener la escalada de pobreza e indigencia, pese a no lograr detenerla. Hasta octubre del año pasado, en el caso de los hogares más pobres, la asistencia social llegó 76,6% y benefició a 79,7% de la población.

“Casi 3 de cada 10 hogares de clases medias no profesionales (29%) fueron alcanzadas por algún programa. En el mismo sentido, aunque en mucha menor medida, se advierte un leve incremento de la asistencia social en hogares de clase media profesional (6,7%)”, puntualizó la UCA.

Planes sociales: advierten que sin la asistencia del Estado la indigencia habría pasado de 9,8% a 27,7%ODSA - UCA | .

Con respecto a las regiones, tras las restricciones que pusieron en pausa la economía, la Ciudad de Buenos Aires fue la menos asistida con un 17,8% de los hogares que recibió ayuda, mientras que en el conurbano bonaerense la asistencia social llegó a 56%.

// Mirá también: Restricciones por COVID: el Gobierno apura el proyecto que le daría “superpoderes” a Alberto Fernández

Qué hubiera pasado sin planes sociales

En el caso de la indigencia, hubiera pasado del 9,8% a 27,7% sin Tarjeta Alimentar, IFE, AUH ni otros programas o pensiones no contributivas. Mientras, los niveles de pobreza habrían escalado hasta 53,9% sin las asistencias sociales.

Planes sociales: advierten que sin la asistencia del Estado la indigencia habría pasado de 9,8% a 27,7%ODSA - UCA | .

“Sin embargo, el carácter excepcional de varios programas de asistencia, cuya continuidad quedó atada a la evolución del contexto sanitario, implica que la tendencia alcista en la política asistencial podría revertirse en el corto plazo, aunque dentro de niveles muy significativos en tanto la demanda de empleo no se expanda de manera sostenida o la necesidad de reimponer restricciones a la movilidad afecte las fuentes de ingreso laboral de la población, particularmente vinculada al sector informal”, advirtieron.