Este martes, el Gobierno de Uruguay anunció que esperan que para junio esté activo el pasaporte sanitario, un certificado que en el sector turístico visualizan como clave para el retorno de los niveles prepandemia de la conectividad aérea.

//Mirá también: Argentina fabricó el primer lote de vacunas Sputnik V: las dosis serán evaluadas en Rusia

Sin embargo, advierten que la fecha de implementación definitiva estará relacionada con el ritmo de vacunación contra el coronavirus en ese país y en la región.

Marina Cantera, presidenta de la Cámara Uruguaya de Turismo (Camtur), dio la visión del sector privado referente a la movilidad turística y los pasaportes sanitarios. Así, destacó la importancia de la coordinación público – privada, y la vinculación del país con el resto del mundo, en referencia a la flexibilización del pasaje de los turistas, la cual debe realizarse “de una forma segura, con garantías y sobre todo con trazabilidad”. “Para que la movilidad turística no signifique un detrimento de la salud de cada uno de los países, sobre todo de Uruguay”, expresó Cantera.

Remo Monzeglio, subsecretario de Turismo, explicó que, a partir de junio próximo, se dará una apertura “paulatina” de los vuelos y que habrá “más gente” con ganas de viajar. No obstante, las cifras de la conectividad desde Uruguay también dependen del ritmo de vacunación de los países del área y, en ese aspecto, América Latina no tiene buenos resultados.

Cantera subrayó que también que “hay que hacer foco en el turista”, al cual se debe cuidar y al que hay que “facilitarle las condiciones de viaje”, ya sea para su arribo o movilización dentro del territorio.

Con referencia al pasaporte sanitario, Cantera sostuvo que es “una de las llaves para eliminar las cuarentenas en todo el mundo”, y que la experiencia del uso por parte del turista (en su sentido más amplio), debe ser “útil, ágil y rápida”.

En el top 10 de los países que tienen un porcentaje más alto de personas vacunadas con al menos una dosis hay dos países de la región: Chile (con 40% de la población) y Uruguay (con el 31%), según datos al 18 de abril del sitio Our World in Data.

En Uruguay, más de un millón de personas recibieron al menos la primera dosis, de las más de tres que habitan el país.

“Lo de los dos meses es el objetivo mínimo” para el reinicio paulatino de la conectividad, sostuvo. Aunque el Gobierno uruguayo expresa cautela, ya se ven algunas señales positivas en este tema. Por ejemplo, la aerolínea española Iberia decidió aumentar la frecuencia de los vuelos hacia Uruguay a partir de junio.

//Mirá también: Coronavirus en Argentina: 316 muertes y 29.145 nuevos casos en las últimas 24 horas

Al respecto, Monzeglio reconoció que tiene dudas sobre “si enseguida va a haber” público para las cinco frecuencias semanales de Iberia.

La compañía área española eligió a Uruguay como el primer destino para probar el pasaporte sanitario en un vuelo que llegó desde Madrid a Montevideo el 10 de abril pasado.

Mientras este país sudamericano busca planificar el regreso gradual a la normalidad, la situación epidemiológica aún es grave y, por eso, mantiene estrictas restricciones, entre ellas la suspensión de las clases presenciales.

En total, el país ya registró poco más de 167.000 casos, de los cuales 1971 fallecieron.

Con información de Télam