El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, justificó las detenciones de precandidatos presidenciales y aseguró que no se están “juzgando a políticos ni a candidatos” sino “a criminales que intentan nuevamente organizar un golpe de Estado”.

//Mirá también: Human Rights Watch denunció “la creciente campaña de violencia y represión” en Nicaragua

Que no vengan con el cuento que son candidatos, si aquí no hay candidatos inscritos (...) si ni siquiera tenían un candidato único”, dijo, y comparó la situación con la de Estados Unidos, donde hay detenidas más de 400 personas después del asalto al Capitolio del 6 de enero. “Son más de 400 ahí y aquí están pegando gritos por 20”, sostuvo, según publicó La Prensa.

(AP/Archivo).

Ortega mencionó también que en las investigaciones que está realizando la Fiscalía se “ha encontrado una red que conspiró y venía conspirando contra la seguridad social (...) para cometer los crímenes más brutales que se han cometido en Nicaragua”, en referencia a las protestas de 2018.

En un discurso público junto a su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, también arremetió contra Estados Unidos, la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos (OEA) por sus llamados a Nicaragua a liberar a los detenidos.

CIDH pide que la comunidad internacional reaccione

La presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Antonia Urrejola, instó este miércoles a la comunidad internacional a realizar acciones “que ponga fin la persecución y a las detenciones” en Nicaragua.

Durante un encuentro ante el Consejo Permanente de la a Organización de Estados Americanos (OEA), Urrejola presentó un informe sobre la situación en el país latinoamericano en que señala una “seria preocupación por el grave escalamiento de la represión en Nicaragua ocurrido en las últimas semanas”.

La presidenta del CIDH se refirió puntualmente a la detención y criminalización de cinco precandidatos presidenciales de cara a las elecciones de noviembre y de al menos 20 personas opositoras, defensoras de derechos humanos y periodistas independientes.

“Según la información recibida, algunas de estas detenciones habrían ocurrido bajo el uso desproporcionado de la fuerza por parte de agentes de la Policía y en la mayoría de los casos, los domicilios fueron allanados sin mediar orden judicial”, indicó.

En este sentido, denunció que “la falta de información no permite conocer los tipos penales que se están utilizando en los procesos de investigación” y que “no se están garantizando los derechos contra los detenidos”.

También detalló que el arresto “bajo una figura procesal de detención preventiva sin acusación fiscal hasta por 90 días” se encuentra fuera de ley. Respecto a este asunto, este miércoles se conoció que la esposa del expresidente nicaragüense Arnoldo Alemán, María Fernanda Flores, el político Miguel Mora, y el periodista Miguel Mendoza se encuentran detenidos desde el lunes bajo esta figura.

Por otro lado, Urrejola ha indicado que “la CIDH ha documentado un prolongado quebrantamiento del Estado de Derecho” desde 2018 en Nicaragua y “ha denunciado la prolongación del estado de excepción de facto”, el cual “se ha intensificado”.

Por último, ha apuntado que “la crisis de Derechos Humanos en Nicaragua ha dejado “al menos 328 víctimas; más de 2.000 personas heridas; más de 100.000 personas que han migrado a otros países; más de 1600 arrestadas, de las cuales 124 se consideran presos políticos”.

//Mirá también: Nicaragua: Argentina se abstuvo de firmar el pedido de la ONU para que el presidente Ortega garantice elecciones libres

A este llamado de la CIDH, se une que en los últimos días países como México, Argentina y Costa Rica han llamado a consultas a sus embajadores en Nicaragua para evaluar la situación.

Además de las detenciones, periodistas como Carlos Fernando Chamorro y el exguerrillero Luis Carrión han informado de que han abandonado el país para evitar su detención.