Una nueva jornada de protestas en Santiago de Chile dejó, al menos, 63 manifestantes detenidos, siete agentes de Carabineros lesionados y el histórico monumento del general Manuel Baquedano en llamas este viernes.

La plaza Baquedano de la capital chilena, conocida como Plaza de Italia, y ahora renombrada por los manifestantes como Plaza Dignidad por ser el núcleo del estallido social, acogió a cientos de personas en otro viernes de movilizaciones contra el Gobierno de Sebastián Piñera, por la liberación de sujetos arrestados en concentraciones anteriores.

Durante la jornada, algunos individuos prendieron fuego a la icónica estatua del general Baquedano, político y militar chileno. El incendio fue apagado minutos más tarde por un furgón lanza aguas después de que las fuerzas de seguridad dispersasen a los manifestantes. Asimismo, la movilización alteró el tráfico vehicular en los alrededores de la Plaza de Italia.

El ministro de Defensa, Baldo Prokurica, condenó “enérgicamente la afrenta a la estatua del general del Ejército Baquedano”.La violencia y la intolerancia no tienen espacio en una sociedad democrática, y deben ser condenadas y rechazadas con la fuerza”, indicó en una publicación en su perfil oficial de Twitter.

Por su parte, el Ejército de Chile emitió un comunicado en el que calificó la quema del monumento como un “deleznable atentado” cometido por “cobardes desadaptados”. “Son antichilenos porque desconocen la historia y, en su ignorancia, son incapaces de descubrir el extraordinario aporte del general”, apuntó.

Una nueva protesta en Santiago de Chile terminó con más de 60 detenidos.

En reiteradas ocasiones el Ejército ha puesto en alerta la necesidad de retirar y trasladar el monumento para evitar su vandalismo. Hoy, es urgente someterlo a reparaciones”, lamentó la institución.

Los disturbios también se produjeron en los alrededores de la plaza y las autoridades llegaron a contabilizar a 600 participantes, según informó el medio chileno La Tercera.