Sabido es que en Mercado Libre se pueden encontrar infinidad de productos de distintas categorías a la venta, incluso monedas antiguas o “raras” que difícilmente pueden hallarse en otros lugares, salvo ferias de parques o casas de numismática. Se están ofreciendo y vendiendo monedas de $1 argentinas con valores de hasta $50.000. Todo por un error tipográfico impreso en las monedas.

//Mirá también: Ex clientes de Falabella reciben intimaciones de pago por su tarjeta CMR: cómo darse de baja

Estas monedas fueron datan del año 1995 y provienen de Inglaterra.

Se trata de los ejemplares que fueron acuñados en Inglaterra en el año 1995 y si se hace la conversión en dólares, podríamos afirmar que $1 estaría equivaliendo a 272 dólares, según el cambio no oficial.

El error de ortografía

En estas particulares monedas de $1 acuñadas en 1995, se puede leer en su reverso la palabra “Provingias”, en lugar de “Provincias”.

Esto remite a la frase completa que es así: “Provingias del Río de La Plata”, y la letra “c” que debería estar escrita, por un error, fue reemplazada por una “g”.

El negocio que surgió

Tras conocerse este error y lo redituable de él, gran cantidad de publicaciones en Mercado Libre comenzaron a ofrecer esta moneda a precios increíbles.

En la actualidad, ya existen más de 30 usuarios que la ofrecen, con precios que oscilan entre los $5.000 hasta los $50.000.

Y a pesar de tratarse de un lote único, sabido es que muchas de estas monedas están aún en circulación entre la población. Y este fue uno de los motivos que decantó en que muchos potenciales compradores considerasen que el precio al que se exhiben resultara excesivo.

Incluso, no dejaron de llover comentarios de cargadas y hasta insultos para los oferentes de la moneda de $1.

¿El precio es en Australes?”, “Tengo el pañuelito que usó Messi en su despedida del Barsa, ¿te sirve para permutar?”, “Ponete a laburar!

Te querés salvar con una nota que solo leíste el título” y “¿Permutas por un Vento Highline 2020?” Estas fueron algunas de las frases que se alcanzan a leer en las publicaciones.

Otras plataformas que las ofrecen

Pero los usuarios de Mercado Libre no fueron los únicos en hacerse eco de este error y aprovecharlo para venderlas a precios exorbitantes.

Otro sitio especializado como Numismática ArgCollectibles, que vende artículos e insumos numismáticos, billetes y monedas de todo el mundo, también cuenta con usuarios que ofrecen este ejemplar de $1.

En él, el blíster de 10 unidades roza el valor de 50 dólares, que al equivalente del tipo de cambio no oficial, representa unos $9.200.

En eBay también hay varios oferentes de este producto, con valores que alcanzan los 6 dólares hasta los 14 dólares, o sea, $1.104 y $2.576 respectivamente, por cada moneda.

Cuando se dieron cuenta del error en Inglaterra, ya habían fabricado 56 millones de estas monedas.

Cómo se dio el error

Sabido es que el mismo data del año 1995 y proviene de Inglaterra: “En la numismática nacional del siglo XX sin dudas el error más emblemático es el de la moneda de $1 de 1995 ProvinGias. El error ortográfico fue detectado a poco de salir las piezas a circulación cuando una parte significativa de la partida ya había sido enviada a los bancos. Por unos días, la noticia copó los medios de comunicación, debido a lo burdo del error”.

Esto mismo figura en el libro de Ariel Dabbah: “Errores de acuñación en la moneda nacional (1881-2016)”.

Además, Dabbah detalla que en el año 2011, el Banco Central decidió ponerlas en circulación: “La economía adoleció el faltante de monedas en circulación y esto generó un incordio entre los ciudadanos que aún las requerían por ser el medio excluyente de pago en transportes públicos”.

Por estos motivos “el resto de la partida de aquellas monedas que aún se atesoraban en las bóvedas de la institución esperando destino de destrucción”, se distribuyeron entre la población.

Fue durante el gobierno de Carlos Saúl Menem que se le encargó a Inglaterra la manufactura de 70 millones de monedas de $1.

Pero cuando en aquel país se habían dado cuenta del error, ya habían sido acuñadas 56 millones de ellas y decidieron ponerlas en circulación de todos modos.