La empresa farmacéutica Laboratorios Richmond Sacif produjo en la Argentina el primer lote de la vacuna rusa contra el coronavirus Sputnik V, será enviado al Centro Gamaleya para que realice el control de calidad y luego comenzará a producirse en el país, según el anuncio del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) y la compañía.

/Mirá también: Argentina fabricó el primer lote de vacunas Sputnik V: las dosis serán evaluadas en Rusia

Finalmente de develó que el nombre que llevará el medicamento producido en el conurbano bonaerense será Sputnik V.I.D.A.. Según la empresa, se prevé que la producción a gran escala de Sputnik V en Argentina comience en junio.

¿A qué se debe el nombre de la vacuna? V.I.D.A es el nombre del proyecto nacional de fabricación de la inoculación y que se usará también para la versión argentina de la vacuna rusa. Se trata del acrónimo Vacuna de Inmunización para el Desarrollo Argentino.

“La Argentina se ha convertido en el primer país de América Latina en comenzar la producción de la vacuna Sputnik V. RDIF y sus socios han realizado una transferencia de tecnología a los Laboratorios Richmond”, señaló el comunicado difundido por el organismo ruso.

Y continuó: “El primer lote producido será entregado al Centro Gamaleya para realizar el control de calidad correspondiente”.

“Es una gran noticia, pero paso a paso”, dijeron esas fuentes oficiales a Télam. Y comentaron: “Apostamos a la mejor vacuna del mundo”, aunque aclararon que “hay que poner cautela en el corto plazo”.

/Mirá también: Fernán Quirós admitió que hubo un “pequeño descenso” de casos de COVID en la Ciudad

Explicaron que “el mediano plazo es a fin de año, para hacer el 100% de la vacuna” y añadieron que la producción en el país se debe a “un acuerdo entre privados” facilitado por el Gobierno y que el Estado deberá comprar las dosis dado que “no hay nada escrito” para que Richmond destine toda la producción en la Argentina.

Por su parte, desde Laboratorios Richmond también comunicaron la producción de este primer lote, confirmaron que será enviado al Gamaleya para que realicen “las pruebas de calidad” y añadieron que “de ser positivo el proceso, la producción a escala comenzaría en junio de 2021”.

La ministra de Salud de Argentina Carla Vizzotti y la asesora presidencial Cecilia Nicolini celebran, la producción de la vacuna SputnikV en Argentina (Foto: @sputnikvaccine)

“Laboratorios Richmond se enorgullece de contar con el respaldo del Fondo Ruso de Inversión Directa, que confió en su capacidad científico tecnológica para producir la vacuna Sputnik V en Argentina”, indicó el comunicado de la compañía, y aseguró que “retribuirá con trabajo, compromiso y profesionalismo para asegurar la disponibilidad de la vacuna en el plazo más corto posible para el país y para la región”.

Cómo continúa el proceso en Argentina

Por su parte, Kirill Dmitriev, director ejecutivo (CEO) del Fondo de Inversión Directa de Rusia sostuvo en el comunicado difundido hoy que “Argentina fue el primer país en América Latina en aprobar el uso de la vacuna Sputnik V y comenzar a vacunar a la población”.

Si el lote supera el control de calidad del Centro Gamaleya, se comenzaría a avanzar con los siguientes pasos, que las fuentes calificaron como “muy complejos y desafiantes” para importar a Argentina el antígeno (principio activo de la vacuna) y escalar el formulado (envasado).

Las fuentes gubernamentales indicaron que “la posibilidad de completar el proceso de producción en Argentina a partir del antígeno, que es la sustancia activa que fabrica el Gamaleya, y producir lo que se llama formulación o envasado con las dosis es algo que aceleraría el proceso de contar con la vacuna terminada en tiempo y forma en nuestro país, siendo parte de la cadena de producción y también -por supuesto- dando la oportunidad de acelerar y favorecer el acceso de la vacuna Sputnik V a Latinoamérica”.

Argentina fue el primer país latinoamericano en registrar oficialmente la vacuna Sputnik V a través de una autorización de uso de emergencia y comenzó a aplicarla en la población el 29 de diciembre de 2020; actualmente, ya está registrada en 60 países.