Luego de que durante esta tarde se viralizaran por las redes sociales imágenes repudiables de empleados de la casa funeraria que veló a Diego Maradona junto a sus restos, el encargado de la casa de sepelios habló con la prensa y dio su perspectiva sobre qué fue lo que sucedió para que trascendieran esas imágenes.

“Antes de que llegara el cuerpo nos hablamos y acordamos que todos estaríamos atentos a que nadie sacara una foto, a que nadie lo tocara y estuvimos todos el tiempo al lado pero esto es muy grande, Diego implica muchas cosas. En un momento en el que estaba mi hermano Diego, el mayor, al lado del cuerpo, lo llamaron desde Casa Rosada para organizar el traslado, en ese momento se alejó del cajón para hablar y fue ahí cuando sacaron la foto estos pelotudos, estos hijos de puta”, dijo Matías Picón, el gerente de la casa velatoria, al programa Toda Pasión.

Picón aseguro que todos los miembros de la familia que llevan adelante la funeraria se encuentran muy tristes y enojados por lo sucedido. “Estamos destrozados. La familia confió en nosotros, trabajamos con ellos desde hace mucho tiempo. Cuando no llamaron para hacer el servicio de Diego nos sentimos orgullosos, sabíamos lo que afrontábamos y la responsabilidad que implicaba pero nos cagaron, nos jodió alguien que no tiene nada que ver con nosotros, con esta familia que trabaja desde hace muchos años”, agregó.

Trasladan los restos de Diego Maradona al cementerio de Bella Vista.Trasladan los restos de Diego Maradona al cementerio de Bella Vista.

Sobre Diego Molina, el hombre que aparece en la foto en cuestión, dijo: “A veces, cuando no llegamos a ocuparnos de todo, entre los hermanos decidimos buscar a gente que nos ayuda y la verdad es que ayer no dábamos abasto. A Diego Molina lo conocíamos, ya habíamos trabajado con él... Trabajaba bien, nunca hizo nada, una persona súper educada, atenta, pero se mando un cagadón terrible. No entiendo qué le pasó. Ahora no da la cara, no atiende el teléfono”.

Y finalizó: “Yo soy el más chico de la familia pero me ocupo de muchas cosas de la empresa y si tuviera que encargarme de ir a buscar a esta persona para cagarlo a piñas también lo haría, sólo que el cobarde tiene el teléfono apagado, no atiende, está escondido. Nosotros no sabemos la que se nos puede venir, si tenemos que llamar a un abogado, si nos van a demandar o a hacer juicio, no lo sabemos”, dijo con indignación.

Por último, relató que desde la familia se comunicaron con Claudia Villafañe después de lo sucedido: “La llamé porque es lo que corresponde. Ella estaba muy enojada, me dijo que esto nunca tendría que haber pasado, que es la foto que no querían. Yo le di mis explicaciones y le pedí disculpas. Ella estaba furiosa pero me ordenó terminar con el servicio tal como estaba previsto, que es buscar el cuerpo a las 16 y trasladarlo al cementerio de Bella Vista”, concluyó.