Investigadores de la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA) realizaron un estudio sobre pacientes de coronavirus -accedieron al mismo de forma voluntaria- y determinaron que con el uso de una droga que se utiliza para tratar la hipertensión, se puede reducir en un 81% el riesgo de muerte por Covid-19.

//Mirá también: Hongo negro por covid: Argentina tuvo su primer muerto

Del trabajo participaron Mariano Duarte (jefe del área de Hipertensión del Clínicas), Facundo Pelorosso (patólogo), Liliana Nicolosi (docente de la UBA y directora médica del Hospital Español) y Rodolfo Rothlin (farmacólogo, profesor e investigador de la Facultad de Medicina).

El mismo fue puesto en marcha en el Hospital de Clínicas y en el Hospital Español en principios de abril de 2020. Desde ese momento, tomaron como referencia a 158 pacientes mayores de edad que atravesaron la enfermedad.

Camas de terapia intensiva.Prensa Municipalidad de Rafaela | Vía Rafaela

La gran mayoría de ellos pudo tener mejorías entre el primer y segundo día en el que se les suministró la medicación.

Siguiendo un plan de estudio, los investigadores actuaron con personas que tenían un promedio de edad de 65 años. Habían dos grupos. Mientras que uno recibía dos veces por día Temisartan -se usa para la hipertensión-, el otro recibía el tratamiento médico convencional.

Los del primer grupo fueron medicados con dosis más elevadas a las que usualmente se le dan a alguien que padece del problema arterial. El resultado fue satisfactorio: frenaron el procesos inflamatorio que se genera en el sistema respiratorio por el coronavirus.

//Mirá también: En Uruguay detectaron un caso de “hongo negro” en un paciente recuperado de coronavirus

Menos tiempo de internación

Ese es uno de los motivos principales por el que se dan las muertes de Covid-19. En el quinto día del suministro de la droga, ya habían buenos signos. En el octavo, mucho más. De esta manera, las internaciones bajaron de 15 a nueve días. A favor: ya no se necesita tanto oxígeno y bajó el riesgo de muerte en un 81%.

Esto, a su vez, es positivo, porque liberaría camas de internación para otros pacientes que así lo necesiten. El estudio fue publicado en la revista científica EClinicalMedicine, editada por The Lancet.