El peritaje de los teléfonos de Úrsula Bahillo, la adolescente de 18 años asesinada de 15 puñaladas en Rojas, de su exnovio detenido por el crimen, el policía Matías Ezequiel Martínez, reveló que el acusado engañó a la víctima el día del crimen al pedirle un encuentro para aclarar algunas “cosas”, informaron fuentes judiciales.

Este peritaje es clave para determinar la presunta premeditación de Martínes, ya que asisitió armado al encuentro que pactó con la víctima. Llevó la cuchilla de carnicero con el que finalmente la asesinó.

Úrsula Bahillo, víctima de femicidio.Facebook

Según los mensajes, Martínez le había pedido a la joven encontrarse personalmente el 8 de febrero, para aclarar algunas “cosas” con ella y charlar acerca de las denuncias que le había realizado.

“Se ve que él (Martínez) ya tenía un plan premeditado porque fue con un cuchillo, así que ya él había planificado lo que pasó”, indicó a Télam una fuente con acceso al expediente. Este dato era de suma importancia para la investigación, ya que el fiscal que instruye la causa, Sergio Terrón, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 del Departamento Judicial de Junín, aguardaba establecer si el encuentro entre ambos había sido concertado de alguna manera, tal como finalmente ocurrió.

En tanto, fuentes judiciales informaron que el imputado fue sometido el miércoles a un examen mental obligatorio, y de acuerdo a lo que le adelantó el médico psiquiatra al fiscal Terrón, el policía está en condiciones de afrontar un juicio y es plenamente consciente de lo que hizo, por lo que descartaban una posible inimputabilidad.

El acusado de asesinar a Úrsula Bahillo, Matías Martínez, en una celda.

Precisamente, el lunes pasado el policía bonaerense que estaba de licencia con carpeta psiquiátrica fue condenado a cuatro años de prisión efectiva por un hecho de violencia de género cometido en 2017 contra una expareja.

Martínez (25) está detenido en la Alcaidía Penitenciaria de Junín, acusado del delito de “femicidio agravado por alevosía y ensañamiento” por el caso de Úrsula, por el cual se espera para los próximos días el pedido de prisión preventiva por parte del fiscal Terrón, y ahora también condenado por el de Belén Miranda.

Úrsula fue hallada el lunes 8 de febrero cerca de las 20.30 asesinada a puñaladas entre unos pastizales en un campo ubicado a la altura del paraje Guido Spano, a unos 13 kilómetros de Rojas, en el noroeste de la provincia de Buenos Aires, y en ese mismo lugar la policía apresó a Martínez herido.

El femicidio fue descubierto tras un alerta al 911 de un tío del imputado, quien refirió que creía que su sobrino había matado a una joven porque le confesó en un llamado que “se había mandado una cagada”.

Al llegar al lugar, la policía encontró a la chica asesinada y al hombre malherido, ya que después del crimen se clavó el arma homicida en el abdomen, adentro de su auto. Martínez intentó escapar a pie por los pastizales, pero fue reducido y quedó detenido.

Úrsula había denunciado en varias oportunidades a su exnovio por amenazas y violencia de género e incluso el policía tenía una medida de restricción perimetral que había violado dos días antes del crimen.

Con información de Télam.