Asesinaron a una adolescente de 19 años de varias puñaladas en la ciudad bonaerense de Rojas. Por el femicidio, quedó detenido su exnovio, un policía bonaerense, lo que provocó una protesta frente a la comisaría local donde hubo destrozos y disparos de balas de goma.

La víctima fue identificada como Úrsula Bahillo, quien fue hallada en una zona rural donde había sido citada por su expareja, Matías Ezequiel Martínez (25). El oficial de policía bonaerense tenía antecedentes psiquiátricos e intentó quitarse la vida tras el crimen.

Bahillo ya había denunciado a Martínez por violencia de género, por lo que había una restricción perimetral. Según las fuentes, tras una fuerte discusión, el hombre la asesinó a puñaladas.

El policía, que se desempeña en un Destacamento de San Nicolás pero estaba con licencia psiquiátrica hace unos cinco meses, quedó detenido en sede policial a disposición de la justicia acusado de “homicidio calificado por violencia de género”.

Al conocerse el crimen, amigos de la víctima y cientos de vecinos salieron a las calles para pedir justicia, lo que terminó con una serie de incidentes, destrozos, balas de goma y heridos frente a la comisaría de Rojas. También, hubo marchas y protestas frente a los domicilios de dos fiscales y de un juez de paz.

Según un informe policial, unas nueve personas, entre ellos cuatro menores de edad, fueron demoradas por los disturbios y resistencia a la autoridad, los que serán notificados de la formación de la causa y recuperarán la libertad en las próximas horas.