Esteban Bullrich volvió a hablar sobre su diagnóstico de ELA (esclerosis lateral amiotrófica), en una charla dirigida a emprendedores, y reveló qué es lo que más va a extrañar de su cotidianeidad.

//Mirá también: Juntos por el Cambio pidió informes sobre la variante Delta y la llegada de segundas dosis de Sputnik

Mencionó que sus momentos más importantes fueron “el nacimiento de mis cinco hijos, el diagnóstico de ELA y la muerte de mi abuelo materno”. Fue una charla donde el Senador mostró su lado más sensible.

Incluso se largó a llorar al referirse de su hija, Luz (19 años). “Me dicen qué bien llevas la enfermedad. Ella tenía 7 años (cuando le diagnosticaron cáncer), yo ahora tengo 52. Ella nos iluminó el camino y yo aprendí a enfrentar la enfermedad. Ella con 7 años nos renovó mucha compañía de Dios y la Virgen”.

“Ayudar a cambiar a mi querido país, eso es lo que a mí me apasiona. Pensar que puedo hacer un poquito así para dejarles a mis hijos un mejor país que el que recibí yo”, dijo sobre porqué continúa en su banca en el Senado.

Esteban Bullrich: “Escaparme de la política sería rendirme. El ejemplo que les quiero dejar a mis hijos es que algún día, inclusive, digan ‘Papá no se rindió’”

Y volvió a emocionarse: “Escaparme de la política sería rendirme. El ejemplo que les quiero dejar a mis hijos es que algún día, inclusive, digan ‘Papá no se rindió’”.

Sobre su presente deslizó: “Estoy pensando un proyecto muy revolucionario para la administración de la Argentina, como es la división de la provincia de Buenos Aires en cinco provincias. No sé si lo voy a poder hacer, pero pienso en eso”.

“Uno de nuestros lemas políticos en Argentina es ‘ni olvido ni perdón’. No se puede vivir así. Hay que perdonar. Yo también en esta etapa aprendí la misericordia”, dijo sobre la política y los políticos en el país.

Y mencionó las diferencias con la oposición: “Mi nuevo objetivo, basado también en mi nueva condición, es unir, que haya paz en el país, que no haya el odio que venimos viendo. Que entendamos que somos parte de un gran proyecto y que todos, con espíritu emprendedor, tenemos que empujar y ayudarnos por el proyecto común que es la Argentina”.

Una “enfermedad de mierda”

Así, como una “enfermedad de mierda” caracterizó Bullrich a la ELA. Sostuvo que intenta darle “positividad” es una “nueva pasión”, que se suma a sus “afectos” y a su tarea en la política.

//Mirá también: Duro mensaje de Mauricio Macri a Rodríguez Larreta: “Horacio está muy bien posicionado para el 2023, pero hoy se juega el 2021”

“Ahora apareció una pasión nueva, que se llama ELA. Una enfermedad que, voy a decirlo con claridad, es una enfermedad de mierda. Es una enfermedad de mierda. Porque tu cabeza funciona pero el cuerpo deja de funcionar. Mucha negatividad”, argumentó el Senador de Juntos por el Cambio. Y fue claro al decir que “esa nueva pasión es ponerle positividad a esta mierda”.

¿Cómo es la cotidianeidad?“ No hay que volverse loco, no hay que desesperarse. El tiempo no avanza más rápido. El día dura lo mismo, 24 horas. Aprovecha eso, sí, porque no sabés si mañana estás. Dios tira los dados y te toca a vos”, sostuvo Esteban frente a los emprendedores.

Y en tono jocoso dijo: “Entiendo que alguien de afuera diga ‘este boludo habla...’”, pero explicó su frase: ”Van a creer que estoy disfrutando de mi vida. Yo no dije eso. Hoy todo el mundo sabe que no puedo comer ni hablar como antes”.

Y antes de terminar reconoció su mayor temor en la actualidad. “Mi mayor miedo hoy es perderme en la locura, en la desesperación, en la desesperanza. Por suerte hoy tengo mucha luz, de la que sale de adentro”, aseguró Bullrich.