En el marco de las próximas elecciones, el Gobierno presentó su manual de estilo en el que plantea la estrategia discursiva entre los candidatos del Frente de Todos. En el mismo, se indican los temas “prohibidos” que se deben evitar, para no espantar al voto no kirchnerista, y la orden de festejar en las PASO aunque les vaya mal.

// Mirá también: La Junta Electoral del Frente de Todos eliminó casi todas las internas en los distritos bonaerenses que gobierna

El documento de 35 páginas fue presentado a los 35 candidatos por la provincia de Buenos Aires y los 13 por la Ciudad que, en medio de un fuerte hermetismo, se congregaron el sábado en el Complejo Cultural C, en Chacarita, donde el Frente de Todos volverá a tener su búnker electoral.

Candidatos del Frente de Todos en Escobar juntos a Alberto Fernandez , Cristina Fernandez de Kirchner Foto PresidenciaPresidencia

Los encargados de la presentación fueron el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, designado por Alberto Fernández como jefe de campaña; y Mariano Recalde, el hombre fuerte del kirchnerismo en la Ciudad.

El manual hace algunas “consideraciones previas”. En principio, sostiene que “la mayoría de los oficialismos nacionales están en crisis o fueron impactados por la pandemia” y en consecuencia apela a la cautela: “Es una elección impredecible. Evitar triunfalismos y derrotismos“, dicta.

“Más que de un plebiscito de la gestión, esta elección se trata de una oportunidad para renovar el compromiso electoral de 2019“, indica en relación a la necesidad de ajustar el enfoque. Se trata de una explicación por la cual no se concretó aquella plataforma de campaña en el marco de la pandemia de coronavirus.

Los estrategas exponen que “el voto en legislativas es más expresivo que en ejecutivas”. Por esto, puntualiza que “el mensaje negativo no alcanza” y “se necesita transmitir confianza para desalentar la fuga hacia terceros”.

Otra cuestión que plantean es cambiar las respuestas de la oposición y de medios de comunicación. Algo que suele hacer con cierta habilidad. Es difícil generar entusiasmo defendiéndose. Es necesario darle más volumen a la agenda propia, salir del encierro discursivo y esquivar el marco opositor“, especifica el texto que insta a “reconstruir un mensaje positivo, optimista y a la vez realista, que reafirme que ya estamos recorriendo el camino hacia la vida que queremos” .

// Mirá también: Victoria Tolosa Paz criticó las peleas internas de Juntos por el Cambio

El documento incluye un diagnóstico sobre las encuestas donde explican que hay “un escenario polarizado, la mayor debilidad de la oposición es la figura de Macri pero otros de sus dirigentes están entre los mejores evaluados del país“ y afirma que “la vacunación y los cuidados ante la pandemia son las principales fortalezas del Gobierno, aunque tampoco cuentan con apoyos contundentes”.

Para esta etapa rumbo a las PASO, se solicita “persuadir a aquellos que a pesar de estar dispuestos a votarnos, todavía no están decididos” y a su vez “activar la desconfianza entre quienes podrían votar a Juntos por el Cambio pero a la vez rechazan la gestión de Macri“.

El Gobierno divide en tres al votante. El voto seguro que ronda el 30%, luego un voto probable que llega al 12%, y un voto posible del 7%. Para convencer a los electores se sugiere no abordar: “Justicia, corrupción y política internacional“.

Sobre esto, señalan la directiva de “no ser agresivos: que de eso se ocupen canales paralelos. Cuando nosotros atacamos a Macri, lo volvemos más aceptable para quienes nos rechazan”, explican y detallan que “Macri es el dirigente que genera rechazo, no Bullrich” y que “Vidal y Larreta miden bien“.

El documento que los candidatos no pueden distribuir, incluye frases para incorporar en los discursos y también anticipa que la estrategia para aplicar entre las PASO y las generales comienza el mismo 12 de septiembre. “Independientemente del resultado de las PASO es crucial no perder el tono en la noche electoral y no abandonar una estrategia centrada en el votante probable“, añadieron.