Tras ampliar las restricciones en la circulación en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), el Gobierno lanzó un bono de 15.000 pesos vía a Anses y reforzó la asistencia para el pago de salarios en empresas que registren caídas del 20% en su facturación, respecto de 2019.

//Mirá también: Alberto Fernández anunció una ayuda de 15 mil pesos para beneficiarios de planes sociales

La titular de la Anses, María Fernanda Raverta, precisó que cada titular de la Asignación Universal por Hijo (94% son mujeres) van a cobrar por única vez 15.000 pesos. Al mismo beneficio accederán los monotributistas de las categorías A y B que perciben asignaciones familiares.

Así, casi 1 millón de personas que viven en la Capital Federal y el conurbano bonaerense podrán empezar a cobrar de acuerdo al calendario de las asignaciones, que se inicia el lunes 26 para los documentos de identidad terminados en cero.

Raverta precisó que la medida tiene un costo de 13.900 millones de pesos sólo para las personas que residen en el AMBA, donde desde este viernes rigen las restricciones que anunció el presidente Alberto Fernández.

“Es un enorme esfuerzo presupuestario, no así un esfuerzo en nuestras decisiones políticas porque ustedes saben que cada uno de los funcionarios es natural pensar en cuidar a los argentinos”, dijo la funcionaria en una conferencia de prensa conjunta con el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, en la Casa Rosada.

Y aclaró que en la medida que en el resto de las provincias vayan aplicando las mismas medidas de restricción por decisión de los gobernadores, “se irá analizando cómo se irán incorporando más millones de argentinos” al beneficio.

La situación se impone como un factor de presión para los mandatarios provinciales, dado que las familias humildes que están siendo golpeadas por la pobreza y la falta de empleo en plena pandemia no percibirán los 15.000 pesos si su distrito no va a un esquema de restricciones fuertes.

Ayuda para los salarios

Moroni dijo que la decisión del presidente Fernández es que en la medida que haya más sectores que necesiten asistencia como consecuencias de la pandemia, el Gobierno verá qué herramienta es necesaria para asistirlos.

“No estamos haciendo nada distinto de lo que veníamos anunciando, dijimos que mientras hubiera necesidades iba a seguir la política de asistir por el gobierno nacional a los sectores afectados”, enfatizó Moroni.

Y dijo que lo que se fueron modificando son las herramientas, porque “no tenía sentido” mantener por ejemplo el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) que eran compatibles con una situación como la de marzo del 2020, cuando no se veía pasar una bicicleta por la calle.

“Hoy tenemos la industria manufacturera con niveles de empleo pre pandemia, la industria de la construcción con niveles pre pandemia, y la cantidad de actividades restringidas son infinitamente menores a las que tuvimos en marzo de 2020”, dijo.

El funcionario anunció que para los sectores más afectados por las restricciones recientes, entre los que están el gastronómico, de hotelería y turismo, se llevará el aporte mensual a $18.000 pesos por trabajador.

Para acceder al Repro, las empresas deberán registrar una caída de facturación del 20% respecto de 2019. Para ello, el Gobierno usará una fórmula de actualización por inflación de los niveles de ingresos de antes de la pandemia.

Las empresas deben presentarse a través de la página de la AFIP y completar como declaración jurada sus datos. Entre el 20 y el 22 del mes se abren las inscripciones. Y entre el 8 y el 10 del mes siguiente los trabajadores cobran en su cuenta la asistencia del Estado.

//Mirá también: La inflación fue del 4,8% en marzo y acumula un aumento del 13% en el primer trimestre del año

Los pequeños empresarios, que tal vez son monotributistas y no tiene empleados, podrán  recibir también los 18.000 pesos, como si fueran un empleado más.

El Repro tiene un costo mensual de unos 4.000 millones de pesos. Moroni estimó que va a crecer el costo en unos 1.600 o 1.700 millones de pesos más. “Pero es una proyección, porque conocemos el universo actual, tenemos estimaciones sobre el universo futuro, pero hasta que no termine la inscripción y se analicen los números, no se puede saber efectivamente cuál es el costo”, dijo.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.