El martes, el presidente Alberto Fernández sostuvo que América Latina tiene como desafío “unirse y alzar la voz”. Este es el momento “para dar vuelta la historia del mundo como se da vuelta una media”, dijo el presidente durante una sesión solemne en el Senado de México.

“El desafío que tenemos como continente es unirnos y alzar nuestra voz en el mundo”, dijo el presidente argentino, y resaltó que “es tiempo de trabajar con sensatez y racionalidad” y aliarse para que los países de la región “puedan crecer”.

“Aliento la esperanza de que este sea el tiempo en que América Latina se ponga de pie y sea capaz de plantearle al mundo su palabra revulsiva para cambiarlo y hacerlo más igual y más justo; para terminar con las discriminaciones en materia de raza, de sexo, y para que la mujer deje de ser asesinada y pueda progresar en su trabajo como cualquier hombre”, aseveró.

Para Fernández “la desigualdad ahora aparece cuando de todas las vacunas que se producen solo diez países las disfrutan y el resto pelea tan solo para que cumplan los contratos” que firmaron con los productores. “¿De una vez por todas el capitalismo no debería tener un contenido moral que ha tenido en el tiempo?”, se preguntó el Jefe de Estado.

Y remarcó: “Podemos recuperar ese capitalismo virtuoso, donde alguien invertía y alguien trabajaba, juntos producían y daban más trabajo, tirando por la borda este capitalismo especulativo que medra con los derivados financieros, donde unos pocos hacen fortuna en minutos y vuelven pobres a millones de seres humanos”.

El Presidente criticó que “muchos latinoamericanos estamos entre los países de renta media, a los que nadie atiende; estamos muy lejos de ser parte del mundo central y muy cerca de parecernos a los países pobres, pero no nos dan los perdones que le dan a los pobres y nos tratan como si fuéramos ricos”.

“No va a haber un tiempo mejor que éste para dar vuelta la historia del mundo como se da vuelta una media; y hay que dar vuelta esa media porque si no vamos a seguir viviendo con más desigualdad y con más injusticia. Ese es el desafío que tenemos como continente”, subrayó.

Fernández fue recibido en la Cámara de Senadores, en la Ciudad de México, por los presidentes de ese cuerpo, Eduardo Ramírez Aguilar; y de la Cámara de Diputados, Dulce María Sauri Riancho.

En la sesión solemne participó toda la comitiva argentina, compuesta porlos ministros de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Felipe Solá; y de Economía, Martín Guzmán, y la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca.

También estuvieron los secretarios General de la Presidencia, Julio Vitobello; de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, y de Comunicación y Prensa, Juan Pablo Biondi; el diputado nacional Carlos Selva y el asesor presidencial Ricardo Forster.

Por Daniel Scarimbolo, para Télam.