Existen historias que pasaron desapercibidas, pero que cuentan parte del legado que como argentinos deberíamos conocer. En este caso se trata de un grupo de gauchos que llegaron a Europa a finales de 1800 para actuar en un espectáculo junto a pieles rojas, cowboys y cosacos.

//Mirá también: Un álbum de fotos perdido, espías rusos y una desaparición

El gran suceso se relata en el libro “Segunda fila” de Félix Luna, donde se nombra a un personaje que marcó en el imaginario colectivo lo que significaba el Viejo Oeste y que aún hoy permanece vivo en las historias cinematográficas.

Jinetes argentinos que viajaron a Londres. (Foto: revisionistas.com.ar) | revisionistas.com.ar

Se trata de William Frederick “Buffalo Bill” Cody, quien fue un explorador estadounidense, cazador de bisontes y, sobre todo, un empresario de espectáculos reconocido en diferentes lugares. Una de sus funciones más conocidas fue “Salvaje Oeste Show”, en el cual jinetes de todo el mundo exhibían sus habilidades ecuestres.

A pesar de que personas de varias nacionalidades participaban de su show, los gauchos no formaban parte de la obra. Un hecho que el estanciero argentino Eduardo Casey no dejó pasar por alto y, luego de presenciar una de sus funciones, decidió que era momento de entrevistarse con Buffalo Bill y hablar sobre ello.

Eduardo Casey(Foto: Infolobos)

Se cuenta que la justificación que dio el empresario sobre la ausencia de gauchos se debía a que “las pampas estaban muy lejos y que era difícil y costoso traer a esos hombres con sus caballadas”.

Sin embargo, Casey logró convencer al dueño del espectáculo de que él podría traer gauchos de sus campos para que se presentarán en la siguiente temporada.

Publicidad de la época.(Gentileza: La Nación)

Fue así como en febrero de 1892, el barco Magdalena salió del puerto de Buenos Aires con 10 domadores y 200 potros criollos con destino a Inglaterra, donde fueron recibidos por Casey y el mismísimo Buffalo Bill en persona.

Se cuenta que fue tanto el éxito que alcanzaron con su demostración que la reina Victoria pidió que llevaran los gauchos al parque del Castillo de Windsor para poder ver su espectáculo junto con sus nietos.

Invitación a la exhibición "Wild West". (Foto: The Coe Foundation) | The Coe Foundation

La visita de los gauchos a Manuelita Rosas

La historia sobre los gauchos en Londres tiene diferentes contrastes y matices, pero entre aquellas que marcaron su paso por el país europeo se encuentra la vez que visitaron a Manuelita Rosas.

//Mirá también: Las corredoras suecas que hicieron historia en las rutas de Argentina

La hija de Juan Manuel de Rosas se encontraba en el exilio desde 1852 y, al enterarse sobre la llegada de los gauchos, decidió invitarlos a su chacra en Southampton, al sur de Inglaterra, donde su padre había muerto 14 años atrás.

Manuelita Rosas.(Foto: Wikipedia)

Vestida de luto y con lágrimas en los ojos, el relato cuenta que Manuelita habría recibido a sus compatriotas tras 40 años de exilio. “Estoy sola, mis hijos rara vez vienen a verme”, les contó. También habló sobre su padre y recordó la estancia Los Cerrillos con mucha añoranza.

No todos los relatos coinciden en cuánto tiempo pasaron los gauchos en el espectáculo o los lugares que llegaron a recorrer, pero lo cierto es que esta historia terminó uniendo los destinos de figuras dispares: un estadounidense famoso por cazar bisontes, un estanciero argentino, Manuelita y a un grupo de gauchos que, sin pensarlo, marcaron camino por las calles de Londres.