La ciudad brasileña de Río de Janeiro cerrará la hotelería y el comercio durante diez días -desde este viernes hasta el 4 de abril- para intentar evitar más muertes por coronavirus, teniendo en cuenta que es el segundo más golpeado por la pandemia.

El alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, afirmó en rueda de prensa que se decidieron estas restricciones “por absoluta necesidad y escuchando mucho a la ciencia”. Asimismo, solicitó la colaboración de los vecinos para salvar vidas.

Durante esos diez días, solo podrán abrir los locales que brindan los servicios esenciales, como farmacias, supermercados, estaciones de servicio y bancos.

Pandemia. Brasil es el epicentro del virus en América latina (AP).

En tanto, establecimientos como bares, restaurantes, centros comerciales, museos, bibliotecas, gimnasios, escuelas, universidades y guarderías deberán permanecer cerrados, según la agencia de noticias Sputnik.

Río de Janeiro y Niterói (donde también aplicarán las restricciones) están separadas apenas por un puente que cruza la bahía de Guanabara, y juntas suman más de siete millones de habitantes.

El anuncio se produjo después de un intento frustrado del movimiento liderado por el gobernador del estado de Río de Janeiro, Cláudio Castro, que está más alineado con el presidente Jair Bolsonaro, quien está en contra de este tipo de limitaciones.

Temor en Brasil por el inminente colapso del sistema sanitario

El sistema hospitalario de Río de Janeiro está al borde del colapso desde hace varios días, debido al brusco aumento de casos graves de coronavirus, lo que hizo que las autoridades tomaran la drástica decisión de prohibir a sus habitantes acudir a sus playas este fin de semana.

Según datos de la secretaria municipal de Salud, el porcentaje de ocupación de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de los hospitales es de 96%.

Brasil es el segundo país más golpeado por el flagelo, detrás de Estados Unidos, con 12.047.526 casos confirmados de coronavirus desde el comienzo de la pandemia (49.293 en las últimas 24 horas), de los cuales 1.244.106 personas tenían la infección activa y 295.425 murieron por la enfermedad, informó esta noche el Ministerio de Salud.