Un nuevo estudio hecho en el país arrojó datos sobre la intercambiabilidad de vacunas contra el coronavirus. En el informe, del que participaron la provincia de Buenos Aires, CABA, San Luis, La Rioja y Córdoba, se indica que la combinación de dosis no eleva los efectos adversos.

// Mirá también: Coronavirus: ya son cinco los casos de la variante Delta en la Ciudad sin nexo con viajeros

“Son todas seguras”, afirmó el ministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, y destacó que los síntomas como fiebre, cansancio o ardor en el brazo “suele irse en siete días”.

El titular de la cartera agregó que hubo un solo caso en el que el voluntario debió ser hospitalizado, pero que las causas “no tuvieron que ver con la vacunación”. “Se registraron 1,8 efectos adversos por persona”, informó, un número acorde con los efectos de los esquemas originales de las vacunas.

Combinaciones de vacunas: estudios hechos en Argentina confirman que son segurasMinisterio de Salud de Santa Fe

Las autoridades sanitarias de la Ciudad de Buenos Aires coincidieron en las conclusiones de sus pares bonaerenses y afirmaron que “son seguras las combinaciones de todas las vacunas disponibles” y con un “significativo aumento de anticuerpos respecto de la primera dosis, cumplidos los 14 días”.

A inicios de agosto el Ministerio de Salud anunció que en base a la evidencia científica internacional y nacional, las personas podrían elegir entre esperar la segunda dosis de la vacuna que ya se aplicaron o bien combinar esquemas de la siguiente manera: primera dosis de Sputnik V con AstraZeneca o Moderna y primera dosis de AstraZeneca con Moderna.

En la recomendación, señaló que estos esquemas heterólogos se ofrecerán en el caso de que “la vacuna utilizada como primera dosis no estuviese disponible, o si la persona presentó anafilaxia o una reacción alérgica grave a la primera dosis”.

El objetivo del Ministerio es lograr en agosto que el 60% de la población mayor de 50 esté vacunada con las dos dosis comenzando por aquellos que se dieron hace más tiempo la primera inyección y por personas con comorbilidades ya que la meta es reducir las internaciones y la mortalidad.