Desde el próximo sábado, el kilo de pan pasará de costar $150 a $ 170, lo que significa un aumento de 13% en la provincia de Buenos Aires, confirmó la Federación Industrial Panaderil bonaerense.

//Mirá también: Aumentos: once cortes de carne se empiezan a vender a precios más bajos

La Federación atribuyó el aumento a la suba de los precios de las materias primas, indicó el presidente Raúl Santoandre. “Estamos recibiendo las materias primas con desmedidos aumentos”, dijo a El Destape.

“Las corporaciones nos marcan un precio sobre las materias primas que tenemos que pagar. Las grasas y la margarina subieron 150% en los últimos tres meses y la levadura un 40% desde diciembre”, sumó.

Santoandre contó también que, a pesar del incremento en los costos de producción, las cámaras de panaderos se resisten a subir los precios, porque admiten que las ventas están en caída. “Las ventas bajaron y las panaderías, que no se pueden mantener, pasaron a la informalidad”, indicó.

Muchas panaderías se resisten a aumentar el precio de sus panificados y confituras.Orlando Pelichotti | Los Andes

Y atribuyó toda la cadena de aumentos a los commodities internacionales, como el trigo: cuando el precio de ese insumo sube, la suba se traslada.

//Mirá también: El INDEC anuncia la inflación de abril: los analistas apuestan al 4%

Dentro del rubro alimenticio, la carne también sufrió un pronunciado aumento: 65% en el último año. Y el mercado respondió con un récord: 2020 fue el año en que menos carne consumieron los argentinos.

Ahora la suba del pan le pondrá más presión a la inflación, que acumula un avance de 13% en lo que va del año. Este jueves se conocerá la cifra del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de abril, calculada en torno al 4%.

Preocupación oficial

El miércoles, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, admitió estar “preocupado por la situación de los precios”, y aseguró que se trabaja para que la inflación vaya hacia la baja y llegar con ofertas de alimentos más accesibles para los sectores con menores ingresos.

Para el ministro, los programas que se implementan “son programas de ayuda” pero “no resuelven la inflación pero sí contribuyen a generar una oferta más barata”.

Claramente tenemos que hacer cosas distintas, esto es una política macroeconómica que está a cargo del Ministerio de Economía, que justamente va en la dirección de ir ordenando la tremendamente desordenada macro que nos dejó (Mauricio) Macri”, indicó Kulfas.

Con información de Télam.