La adopción es el proceso judicial por el que se le permite a niñas, niños y adolescentes a tener una familia que cubra sus necesidades materiales y afectivas cuando su familia de origen no puede hacerlo. Si bien hace algunos años era un sistema sumamente complicado, ya que cada provincia tenía sus propias leyes, en la actualidad en todo el territorio nacional el proceso es el mismo.

Cuando un menor está en condiciones de ser adoptado, el juez de familia que lleva adelante el expediente debe buscar si dentro de su familia hay alguien que pueda tomar la guarda, y esa relección familiar puede ser ascendente, descendente o lateral, pero en este caso, la persona debe aceptar la responsabilidad.

Si esto no ocurre, el juez dispondrá la adoptabilidad del menor y así dará comienzo al análisis de las personas que podrían hacerse cargo del menor.

De no existir familiares que puedan acoger al menor, el juez deberá elegir entre algunas familias de acogida o tránsito para darles la tutela del niño o puede optar por que sea una institución pública la que se haga cargo del mismo.

Cuando este paso está cumplido, el juez debe evaluar a los aspirantes para la guarda con intención de adoptar.

Cómo funciona el Registro Único de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos

El RUAGA tiene como función principal evaluar a las personas que se postulen para tener la guarda con fines adoptivos y es donde los matrimonios o los integrantes de una unión convivencional o una persona soltera, viuda o divorciada se inscribe para poder adoptar.

Las personas que se registran arman una carpeta con sus antecedentes y algunas especificaciones de edad sobre los niños, niñas o adolescentes que desean adoptar. En ese momento el juez analiza un grupo de posibles postulantes que se adapten a las condiciones del menor y los entrevistará hasta dar con el hogar que encuentre como el más adecuado.

En ese momento comienza el vinculación del menor con la familia que lo acogerá, donde el rol de la familia de tránsito suele ser fundamental.

Si el proceso continúa sin inconvenientes, se evaluará vinculación del menor con su nuevo entorno familiar y luego la familia deberá presentarse para adoptarlo formalmente.

Distintos tipos de adopción en Argentina

La adopción en argentina puede ser plena o simple de acuerdo a lo que el juez considere más conveniente, y la decisión sobre los vínculos familiares que se mantienen o se extinguen respecto de la familia de origen, tanto en la adopción plena como en la simple.

También existe la adopción de integración que consiste en adoptar al hijo de tu cónyuge o de tu conviviente.