El "Cabezón" explotó cuando le consultaron sobre el fair play del entrenador. "En la vida soy honesto, pero en la cancha soy el peor hijo de p...", aseguró.


El mundo del fútbol y del deporte sigue hablando sobre la última “locura” de Marcelo Bielsa, quien le pidió a sus futbolistas del Leeds United que se dejen hacer un gol luego de una jugada polémica en la que su equipo se había puesto en ventaja. Y uno de los que opinó al respecto fue Oscar Ruggeri, quien se mostró en desacuerdo con la orden del rosarino.

“Yo en la cancha salgo a ganar. A mí me educaron para ganar, no para dejarme hacer un gol. Yo en la vida soy honesto como me enseñó mi mamá. Si encuentro plata la devuelvo, hago la fila en el banco y no me aprovecho que soy conocido, pero en la cancha soy el peor hijo de p… que hay”, aseguró el “Cabezón” en el programa “90 minutos de fútbol” (Fox Sports).

“No vendan más humo, no sean mentirosos, basta de este verso. Los jugadores tienen que seguir jugando, no pueden pararse porque hay un compañero tirado si el árbitro no paró el partido. El capitán del Leeds corrió al rival y no se la pudo sacar y después estaba re caliente. No me vengan con que este es honesto porque devolvió el gol y el otro es deshonesto”, agregó, enojado, el campeón del mundo con la Selección Argentina en México 1986.

Para cerrar el tema y dejar más que clara su postura, Ruggeri se refirió al gol con la mano de Diego Maradona a los ingleses en el Mundial del 86′. “Le preguntamos a Diego si había hecho el gol con la mano porque si era así nos dejábamos empatar. Pero él nos mintió y nos dijo que no. En el vestuario le pregunté a Bilardo y me dijo que no lo había visto. No sabes lo mal que estaba por hacerle un gol con la mano a Inglaterra. No salí de mi habitación de lo mal que estaba”, dijo con mucha ironía.





Comentarios