El Leeds ganaba con un tanto marcado mientras que un futbolista del Aston Villa pedía atención, pero el argentino dio la orden de dejarse empatar.


El Leeds de Marcelo Bielsa necesitaba ganar este fin de semana para mantener las chances de ascender directamente a la Premier League de Inglaterra. Pero el sueño del equipo inglés quedó trunco y fue por una insólita decisión de su entrenador.

¿Qué sucedió? En el encuentro en que el Leeds recibió al Aston Villa, por la fecha 45 de la Championship inglesa, el rosarino ordenó a sus jugadores que se dejen convertir un gol luego de una jugada polémica en la que su equipo se había puesto en ventaja. Puro fair play.

Todo comenzó en el minuto 72 cuando Mateusz Klich marcó el tanto del Leeds en una jugada que desató la ira de sus rivales, que se quedaron reclamando que el equipo de Bielsa parara el juego ya que uno de los futbolistas había quedado lastimado en la mitad de la cancha.

La polémica se generó porque Tyler Roberts, defensor del Leeds, pareció tirar el balón hacia adelante para que precisamente atendieran a Jonathan Kodjia, delantero del Villa que había quedado lesionado. Sin embargo, Klich recogió la pelota y, para sorpresa de sus rivales, enganchó dentro del área y definió cruzado.

Inmediatamente se produjo una pelea generalizada en el terreno de juego del Elland Road, que decantó en la expulsión del egipcio Anwar El-Ghazi, mediocampista del Aston Villa. Mientras tanto, al borde del terreno de juego, Bielsa protagonizaba una acalorada discusión (traductor mediante) con John Terry, el ex futbolista del seleccionado inglés que forma dupla técnica junto a Dean Smith.

Antes del reinicio del juego, la indicación fue clara y explica el porqué del apodo del entrenador, el Loco ordenó que sus jugadores se dejaran anotar el empate. Y así ocurrió: sin resistencia, Albert Adomah puso el 1 a 1, que sería el resultado final.

Con el empate, el Leeds sepulta definitivamente la posibilidad de ascender directamente a la Premier League, ya que quedó a 5 puntos del Sheffield United y a 8 del Norwich City, los dos equipos que lograron ascender a falta de una sola jornada para terminar el torneo.

Ahora, el equipo de Bielsa, tercero, deberá jugar el repechaje en el que se enfrentarán los cuatro equipos siguientes ubicados en la tabla de posiciones, entre los que se encuentran precisamente su rival de este domingo.





Comentarios