Matías Buonocore lanzó una campaña en las redes sociales en busca de "Cruz, Alfredo Raúl" o su familia. El casco es propiedad de este soldado, que pertenecería a la clase 62.


En la noche del domingo Matías Buonocore lanzó una campaña para devolver el casco de un ex combatiente de Malvinas que, por circunstancias de la vida, terminó en su casa. 

“No se como ni porque pero en mi casa tengo hace muchos años un casco de un ex combatiente de Malvinas y lo quiero devolver. Agradecería si me ayudan a RT para que le llegue a su familia que es a quien realmente le pertenece. El casco tiene escrito CRUZ, ALFREDO RAUL“, escribió el joven en Twitter. Además, compartió tres fotos en las que se puede ver el nombre escrito a mano y además las letras y números “S/C 62” que harían referencia a pertenecería a la clase 62.

Matías Buonocore encontró el casco de un ex combatiente de Malvinas y lanzó una campaña para devolverlo

Matías Buonocore encontró el casco de un ex combatiente de Malvinas y lanzó una campaña para devolverlo

Matías Buonocore encontró el casco de un ex combatiente de Malvinas y lanzó una campaña para devolverlo

Matías tiene 21 años, vive en Lanús y es estudiante de abogacía. Trabaja en un sanatorio y admás está iniciando un emprendimiento personal junto a un amigo.

Desde el momento de su publicación, el tuit fue compartido más de 16 mil veces y respondido por usuarios de distintos países, comprometidos en ayudarlo con la búsqueda.

“Me impactó mucho la historia que escuché hace unos días del casco que estaba en una subasta en el Reino Unido y volvió a su dueño en Argentina. Ahí me acordé que tenía este casco en casa, que trajo mi tío cuando yo tenía 5 o 6 años y quedó guardado en mi casa”, le contó Matías a Télam.

El joven hace referencia al caso de Jorge Alberto “Beto” Altieri, un ex combatiente que recuperó hace días el casco que le salvó la vida en la batalla de Monte Longdon en 1982, después de que fuera retirado de una subasta en Londres y comprado por un empresario argentino que no quiso que su nombre salga a la luz.

Ahora solo falta encontrar al dueño de este casco o a su familia para que Matías pueda hacerle entrega de este recuerdo. 






Comentarios