El empresario Lázaro Báez y su hijo Martín pidieron este este jueves ser excarcelados tras asegurar que están siendo espiados en el penal de Ezeiza, informaron fuentes judiciales.

Las defensas de los Báez presentaron el planteo ante el Tribunal Oral Federal (TOF) 4 que los juzga por lavado de dinero y apuntaron a sus contactos desde el teléfono público de la cárcel.

Lázaro y Martín Báez. (AFP)

Los Baéz se basaron en las supuestas escuchas realizadas sobre los teléfonos del penal de Ezeiza y presentadas ante la Justicia por la diputada Elisa Carrió, quien aseguró que ex funcionarios kirchneristas presos montaron una operación contra el fiscal de la causa de los cuadernos de las coimas, Carlos Stornelli.

Dos diputadas de la Coalición Cívica presentaron una denuncia a partir de una serie de conversaciones que llegaron a Carrió en un sobre anónimo en el que aparecían supuestos diálogos protagonizados por el detenido ex secretario Coordinación del ministerio de Panificación Federal, Roberto Baratta, entre otros.

En esos diálogos, Baratta consultaba si ya había avanzado la denuncia contra Marcelo D'Alessio, el abogado acusado de extorsionar a un empresario en nombre del fiscal Stornelli.

D'Alessio fue denunciado ante la justicia de Dolores por el empresario Pedro Etchebest a fines de enero, y esta semana, días después de que el tema ganara lugar en los medios, también lo denunció el fiscal Stornelli por invocar falsamente su nombre.

A partir de la denuncia presentada por las diputadas de la Coalición Cívica Mariana Zuvic y Paula Oliveto, la defensa de Báez pidió la excarcelación del empresario y denunció una supuesta "persecución por parte del Estado".

​Los dos Báez están detenidos en Ezeiza: Lázaro, desde abril de 2016 por orden del juez federal Sebastián Casanello, que entendió que había peligro de fuga; y Martín desde la semana pasada, por decisión del TOF 4.