Recomiendan incorporar frutas y hierbas a la jarra de agua, así como establecer una rutina.


Con el verano y las altas temperaturas, llega uno de los temas que más preocupa a los médicos: la falta de hidratación, especialmente en grupos de riesgo como niños y niñas, adultos mayores y embarazadas. Según un artículo de Clarín, existen varias alternativas y combinaciones que pueden ayudar a crear el hábito de ingerir agua con frecuencia, especialmente para aquellas personas que no están acostumbradas a hacerlo. Los tips van desde agregar frutas o hierbas a la jarra de agua, hasta establecer una rutina con avisos en el celular, para llegar a los ocho vasos diarios.

“Si bien todos sabemos que es indispensable el agua porque forma parte de nuestra composición corporal y permite el correcto funcionamiento del organismo, hay un alto porcentaje de la población que no está acostumbrado a consumirla o no le gusta”, dijo entrevistada por Clarín, Bárbara Rodríguez, nutricionista del Hospital de Clínicas.

Según especialistas, las bebidas con colorantes, conservantes y azúcares, no reemplazan el consumo de agua (Clarín)

Además, la especialista agregó que “aunque hay muchas otras bebidas, como las gaseosas y jugos, éstas tienen colorantes, conservantes, azúcares, entonces no es conveniente consumir en cantidades por lo que el agua es insustituible”. En este sentido, Rodríguez aconseja distintas variantes que pueden ayudar a crear el hábito, como agregar limón, lima, menta y jengibre, entre otras opciones, para saborizar el agua.

Por otro lado, la especialista alertó que “otro problema es que hay personas que no tienen sensación de sed hasta que tienen un grado de deshidratación muy alto”. Y agregó: “A ellos lo que se aconseja para alcanzar los ocho vasos diarios mínimos que se recomienda es tomar por ejemplo, dos vasos a la mañana, al mediodía, tarde y noche, es decir en momentos fijos, o programar alarmas en los celulares”.

Según el mismo medio, se debe prestar atención a los siguientes signos de deshidratación: sensación de sed, color oscuro en la orina y poca elasticidad en la piel. También, en casos más urgentes, la persona puede sufrir sequedad en la boca, falta de orina y dolor de cabeza, entre otros síntomas. La importancia radica en que si el cuadro no es atendido puede llegar a causar daños renales.






Comentarios