El senador nacional Fernando "Pino" Solanas denunciará este martes ante la Justicia al director general de Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, por "uso de documento falso".

Así lo confirmó a VíaPaís un asesor del legislador y cineasta. Se trata de una imputación relacionada a la causa por la que el jefe de los espías criollos y amigo personal del presidente Mauricio Macri fuera sobreseído por el juez federal Rodolfo Canicoba Corral. La controversia gira en torno a la venta hecha por Arribas de muebles de un departamento de San Pablo, Brasil. Para el senador Solanas, la documentación presentada por el titular de la AFI para justificar esa operación "es falsa".

Esta operación comercial fue denunciada por el cambista brasileño, Leonardo Meirelles, en el marco de la causa por corrupción conocida como "Lava Jato". Meirelles mencionó una serie transferencias hechas a Arribas por unos 600 mil dólares, a modo de "pago de coimas", dinero ligado a la mega obra del soterramiento del ramal ferroviario Sarmiento. Arribas reconoció haber recibido solo 70 mil dólares y dijo, en un primer momento que fue por la venta de un departamento ubicado en San Pablo. El hecho fue publicado por el periodista de La Nación, Hugo Alconada Mon, mientras que, paradójicamente, la denuncia judicial fue radicada por la diputada Elisa Carrió.

Esta versión, sin embargo, tuvo un notable cambio cuando Arribas, al comparecer ante una comisión del Senado, en febrero de 2017, dijo que en realidad había vendido muebles y no un departamento. Canicoba Corral entendió que la documentación aportada por el titular de la AFI era convincente y dictó su sobreseimiento. Si bien el fiscal Federico Delgado apeló el fallo del juez, su superior, el fiscal de Cámara, Germán Moldes, desistió de continuar con la denuncia.

Posteriormente, Meirelles, en un encuentro con el fiscal Delgado, habló ya no de transferencias por 600 mil dólares, sino de de “14 transferencias bancarias” desde Hong Kong a una cuenta de Arribas, por un monto de 850 mil dólares.

Beneficiado con el sobreseimiento, Arribas denunció a Meirelles ante el juez Claudio Bonadio, quien, en abril pasado, imputó al cambista brasileño por "falso testimonio" y pidió su captura internacional. Bonadio, así, le dio crédito a la versión de Arribas, en el sentido de que solo había recibido una transferencia por 70 mil dólares.

No convencidos con el resultado, el senador Solanas y su asesor Alejandro Olmos continuaron la investigación. Así consiguieron la ficha biométrica (datos biológicos) del presunto comprador de los muebles de Arribas, el brasileño Atila Reys Silva. En esa ficha, dicen los denunciantes, la firma de Reys Silva es distinta a la que figura en la documentación por la compra de los muebles.

Solanas también quiere se ponga la lupa sobre el origen de los fondos de la transferencia admitida por la Justicia. También se pregunta porqué Arribas dijo haber vendido sus muebles en 2013, cuando el recibo de la operación tiene fecha de 2017.

La denuncia también puntualiza que Arribas presentó ante la Justicia una fotocopia autenticada del recibo de compraventa y no el original, y observó dudas sobre la real capacidad económica de Atila Reys Silva para comprar muebles por 70 mil dólares.

Solanas se pregunta porqué si Reys Silva dice haber pagado la suma en efectivo, Meirelles sostuvo que, como intermediario, giró ese dinero a una cuenta Suiza de Arribas.

Los denunciantes entienden que Arribas usó documentación falsa, delito que permitiría abrir una causa diferente a la ya analizada por el juez Canicoba Corral.