Cristian Aldana, el líder de El Otro Yo que está procesado por "abuso sexual gravemente ultrajante" y "corrupción de menores", comenzó una huelga de hambre. Se trata de una forma de visibilizar la "falta de imparcialidad" con la que él considera que está siendo juzgado.

"Yo ya estoy condenado desde el principio", dijo en una publicación que compartió la página oficial de la banda en Facebook. Allí, Aldana afirma ser una víctima de una "dictadura judicial" que persigue "intereses oscuros" y que lo utilizan, además, "como publicidad de una campaña feminista radical extrema".

Los abusos de Aldana se hicieron públicos y llegaron a la Justicia luego de que tres mujeres que fueron sus víctimas, expongan el caso en un video. A partir de allí, otras denunciantes se sumaron y aportaron casos ocurridos entre los años 1999 y 2010.