Mientras la Justicia intenta dar con el paradero de Sebastián Romero, el militante que fue captado por las cámaras mientras atacaba a la policía con un mortero, en los últimos días fue detenido Diego Ruiz, otro de los participantes de la marcha contra la reforma previsional que utilizó la misma arma tumbera.

Sebastián Romero tiene pedido de captura.

La Policía de la Ciudad identificó a Ruiz cuando participó de una conferencia de prensa destinada a apoyar a Romero, su compañero de militancia en el Partido Socialista de los Trabajadores Unificado (PSTU), fuerza cercana al Partido Obrero (PO).

Ruiz, dirigente gremial petrolero de Chubut, fue aprehendido el 12 de septiembre pasado y permanece en la cárcel de Marcos Paz.

El juez federal Sergio Torres lleva adelante la investigación de los violentos hechos sucedidos en diciembre pasado en las afueras del Congreso de la Nación.