Es un secreto a voces que Jorge Sampaoli y Sebastián Beccacece ya están distanciados y no trabajarán más juntos, pero esta mañana un curioso episodio puso en aprietos al ayudante de campo de la Selección Argentina.

Beccacece salió de la concentración albiceleste en Bronnitsy para realizar algunas compras previas a partir de regreso al país, pero cuando volvió al predio tuvo que pedir permiso puertas adentro porque no lo dejaban ingresar.

Tras unos minutos de espera y mientras el personal de seguridad hacía las consultas pertinentes, Beccacece finalmente se subió al auto que lo trasladaba y pudo acceder al búnker argentino. 

Mientras ya suena para regresar como entrenador de Defensa y Justicia, Beccacece transita sus últimas horas en el seleccionado como jamás hubiese imaginado.