La noche electoral en Estados Unidos estuvo marcada, en lo político, por la incertidumbre sobre el ganador de la carrera por la Casa Blanca. Pero en las calles se registraron protestas en varias ciudades del país a medida que han ido pasando las horas.

Hubo protestas cerca de la Casa Blanca, epicentro de las movilizaciones pacíficas contra Donald Trump en Washington. También en la capital, las autoridades informaron un supuesto ataque contra una mujer que vestía una gorra con un mensaje de apoyo al presidente en la plaza "Black Lives Matter", dedicada al movimiento de protesta surgido este verano contra la brutalidad policial, según la agencia Bloomberg.

Manifestantes protestan en las afueras de la Casa Blanca. (EFE)

En Mineápolis, varias personas fueron detenidas después de una manifestación contra la brutalidad policial que concluyó con pintadas y lanzamiento de pirotecnia, algunos de ellos contra las fuerzas de seguridad. Un vocero policial confirmó el arresto de al menos 13 mujeres y un hombre por los disturbios, de acuerdo medios locales.

Un pequeño grupo de manifestantes anti-Trump marchan por Manhattan. (EFE)

Por otra parte, más de 800 personas se concentraron en Portland, algunas de ellas aparentemente con armas, en una continuación de las protestas que se registran diariamente desde la muerte de George Floyd durante una operación de la Policía en mayo.

También hubo detenidos en Seattle, en concreto ocho, tras una serie de movilizaciones, mientras que en Los Ángeles la Policía declaró ilegal una movilización organizada en las inmediaciones del estadio Staples Center.

En Carolina del Norte, en la ciudad de Graham, el foco de las tensiones ha sido un monumento en honor a los fallecidos del bando confederado de la Guerra Civil, junto al que se han reunido detractores de este homenaje que se han encontrado en un momento con seguidores de Trump.