Juan Grabois afirmó que buscará "hasta abajo de la última piedra" el patrimonio de la familia Etchevehere, en el marco del conflicto entre Dolores Etchevehere, movimientos sociales y el resto de la familia por un campo en La Paz, Entre Ríos.

"Nosotros somos el Proyecto Artigas. Somos la Configuración de Trabajadores de la Economía Popular. Somos movimientos sociales. Y además de eso yo soy abogado. En este caso soy abogado de la víctima de una estructura mafiosa, patriarcal, de la rancia oligarquía, de la tradición oligarquía argentina: los Etchevehere", comenzó Grabois.

Y se refirió al momento en el que conoció a Dolores: "Cuando el papá estaba entubado, le sacan una firma. A ella la dejan afuera de todo. La dejan prácticamente en situación de calle. Un día llegó a esta oficina y vino a pedir ayuda por ella, pero con una perspectiva más amplia".

"Una mujer sola, contra todo el poder en Entre Ríos: choca contra la pared de un sistema patriarcal, clasista, machista. Viene a buscar en los movimientos sociales el refugio que las instituciones no le dieron", agregó el referente de la CTEP en declaraciones a A24.

Sobre el conflicto, explicó que el problema es que "la sucesión está indivisa, no tiene inventario y no tiene partición" y dijo que eso pasa porque "es muy cómodo para los Etchevehere".

"Vamos a buscar hasta abajo de la última piedra dónde está ese patrimonio. Primero, para que la sociedad sepa la que se robó esta gente. Segundo, para la que no se robó y le corresponde se reparta entre los herederos. Y con una parte de eso haya un poquito de justicia social", consideró.

Este domingo, en el Paraje El Quebracho, Leonor Barbero de Etchevehere y sus hijos, Luis Miguel, Juan Diego y Sebastián, recibieron el apoyo en sus denuncias de usurpación y violaciones a la propiedad privada contra Dolores Etchevehere, hija de Leonor.

Cientos de productores se acercaron para movilizarse en Santa Elena contra la toma de terrenos.

Por último, Grabois dijo que "hay que trabajar más la empatía con este sector (los que toman tierras), porque las sociedades se polarizan en el peor de los sentidos cuando se pierde la capacidad de empatizar con los que están más abajo".