Así lo reveló un peritaje balístico. Se trata de una pistola Taurus calibre 11.25 (o .45) que había sido incautada en la vivienda de Néstor Fabián Marone.


Un peritaje balístico reveló que el arma utilizada en el crimen de Pablo Flores, el colectivero de la línea 218 asesinado a balazos el 1 de octubre en la localidad bonaerense de Virrey del Pino, partido de La Matanza, fue la que le secuestraron en su casa al único detenido por el caso.

Se trata de una pistola Taurus calibre 11.25 (o .45) que había sido incautada en la vivienda de Néstor Fabián Marone, de 56 años, tras el allanamiento en el que fue detenido por el crimen.

Fuentes judiciales informaron a Télam que el fiscal Federico Medone recibió este jueves el resultado del cotejo que se hizo entre el arma secuestrada en el domicilio del sospechoso, un plomo extraído en el cuerpo de la víctima y las vainas servidas encontradas en el lugar del hecho.

“Ese cotejo dio positivo, podemos decir que el arma secuestrada es el arma homicida”, precisó un vocero encargado de la pesquisa.

La pistola había sido hallada en la vivienda de Marone durante los operativos en la que también secuestraron una Bersa 380 y un revólver Pasper calibre .22, además de vainas servidas, municiones, teléfonos celulares y otros elementos de interés para la causa.

La principal hipótesis del caso es que se trató de un “crimen por error” y los investigadores creen que del hecho participó al menos una persona más que aún no pudo ser localizada y permanece prófuga.


En esta nota:

Policiales Asesinato


Comentarios