La reaparición pública de Mauricio Macri en una entrevista, en la que se reprochó haber dejado la negociación política durante su gobierno en el ala "filoperonista" de su espacio, reavivó las discrepancias con este sector, cuyos referentes son Emilio Monzó y Rogelio Frigerio, quienes hicieron saber que no se irán de Juntos por el Cambio (JPC) y que persistirán en su idea de que la coalición opositora debe poner el acento en la moderación, atraer a dirigentes del peronismo y adoptar una mirada más federal y menos porteña.

Tras la crítica de Macri, el diputado Sebastián García de Luca, un joven peronista que integra el bloque PRO de la Cámara Baja y que entre 2015 y 2019 fue viceministro del Interior, fue el elegido para responder ayer mañana por sus dos jefes políticos.

En un comunicado, aseguró que gracias a Frigerio y Monzó se pudo "construir gobernabilidad" en los cuatro años de gestión de Cambiemos y recordó que "la estrategia política se definía en la Jefatura de Gabinete", en un tiro por elevación a Marcos Peña, mano derecha de Macri, con quien siempre se mostraron reticentes a ampliar la coalición al peronismo (aunque, curiosamente, la fórmula de 2019 se terminó integrando con un peronista).

Qué dijo Macri

"Nunca debí haber delegado la negociación política y yo la delegué en mi ala más política, con filoperonistas en la Cámara de Diputados y los gobernadores", dijo Macri en un reportaje que le concedió al periodista Joaquín Morales Solá, en TN.

Monzó, como presidente de la Cámara, era el negociador en Diputados y Frigerio, en carácter de ministro del Interior, el negociador con los gobernadores.

Aunque no los mencionó por nombre y apellido, obviamente el exmandatario aludió a ambos exfuncionarios.

Qué dicen en el "filoperonismo" del PRO

En el sector que lideran Monzó y Frigerio consideran—incluso al igual que muchos dirigentes del PRO más cercanos a Macri y Peña— que el expresidente está retirado, pese a sus apariciones públicas, y que el liderazgo de JPC, espacio del que juran que no se irán, ya pasó a disputarse entre otras figuras.

La principal de ellas, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, con aspiraciones naturales a una postulación presencial, al cabo de ocho años de mandato en la Ciudad de Buenos Aires.

En ese grupo de nuevos líderes del espacio incluyen también a la exgobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y al senador Martín Lousteau, quien recientemente declaró su intención de pelear por suceder a Rodríguez Larreta en la Jefatura de Gobierno porteña.

Las declaraciones de Macri contra Monzó y Frigerio no provienen de la nada: las formuló semanas después de que el expresidente de la Cámara de Diputados opinara que "Cristina (Kirchner) y Macri tienen que ser una etapa terminada" para así "parir una nueva conducción" opositora conformada por dirigentes moderados, que incluya peronistas y otras fuerzas.

En el monzonismo afirman que las declaraciones de Macri no tendrán ningún impacto en el bloque PRO, que preside Cristian Ritondo.

De los 53 diputados que integran esa bancada, a quienes se suman el riojano Felipe Álvarez (Acción Federal) y el sanjuanino Marcelo Orrego (Producción y Trabajo), una docena se inscriben en el sector de Monzó y Frigerio: García de Luca, Juan Aicega, Eduardo Cáceres, Domingo Amaya, Orrego, Francisco Sánchez, Álvarez, Federico Frigerio, Martín Grande, Gustavo Hein, José Luis Patiño y Gabriel Frizza. Cerca de ellos hay otros, como Silvia Lospennato y David Pablo Schlereth.

¿Quién es más filoperonista?

"Gracias a Monzó y Frigerio logramos tener las leyes más importantes y construir gobernabilidad durante los cuatro años de gobierno con enorme minoría legislativa y estructura política", dijo De Luca en el comunicado de respuesta a Macri y sostuvo que "el aumento de tarifas, el cambio de fórmula jubilatoria y tantas medidas tomadas en los cuatro años no fueron ideas de Emilio o Rogelio, quienes igualemente "se pusieron al frente de las negociaciones con mucho compromiso y responsabilidad".

El diputado subrayó que "también Rogelio y Emilio lograron convencer a (Miguel Ángel) Pichetto para que fuera el compañero de fórmula en la última elección". Un dato: Pichetto, al momento de ser candidato a vicepresidente de Macri, aún era una de las autoridades del Partido Justicialista (PJ).

Por la corresponsalía de Buenos Aires.