Doce provincias renegocian un stock de 13.226 millones de dólares. El 93% fue contraído entre 2016 y 2019, con tasas que rozaron el 10% anual.


Después del canje de deuda soberana que hizo Nación, hoy hay doce provincias que están en pleno proceso de reestructuración de sus pasivos en dólares y tienen una sola certeza: solo el canje les evitará el default porque no hay divisas para pagar vencimientos.

El stock total a renegociar es de 13.226 millones de dólares. El 54% de ello corresponde a Buenos Aires. Axel Kicillof abrió el proceso el 23 de abril. Y desde entonces tuvo que prorrogar el plazo siete veces. Ahora, la fecha culmine es el 9 de octubre.

Según analizó este diario, el promedio de las ofertas está en relación a lo que firmó Nación con sus acreedores externos. Las propuestas apuntan a entre uno y tres años de gracia, con un interés promedio que ronda el 3,5%.

En la última semana, Jujuy pagó un vencimiento de intereses de deuda por 9 millones de dólares y Chaco se transformó en la quinta provincia en caer en default selectivo, después de Buenos Aires, Mendoza (que ya salió con un canje), Entre Ríos y Río Negro.

No hay dólares

El principal problema es que no hay dólares suficientes para pagar mientras se renegocia. Martín Guzmán, ministro de Economía, fue claro el martes al presentar el Presupuesto 2021: “Hay una sola caja de dólares”, dijo tras señalar la escasez de divisas.

En Economía le explicaron a este diario que Nación está haciendo un “seguimiento” y presta “asesoramiento” a través de la Unidad de Apoyo de la Sostenibilidad de la deuda provincial. Fue creada en abril y la conduce Rafael Brigo.

El consejo es el mismo para todos. Se presentan ofertas duras y luego se adelantan fechas de pagos y se acortan plazos de vencimientos de los nuevos bonos. Y se plantean estímulos para los que más rápido envíen sus avisos de aceptación. El mismo esquema desarrolló Guzmán.

Martín Guzmán, ministro de Economía, fue claro el martes al presentar el Presupuesto 2021: “Hay una sola caja de dólares” (Foto; Clarín)

En medio de la tormenta cambiaria de la última semana, Vía País consultó a Economía si Nación le asegura o no los dólares a las provincias que tienen vencimientos en medio de la renegociación, pero en la cartera que conduce Guzmán optaron por no responder.

En los hechos, Guzmán está viendo que las negociaciones vienen complicadas. “Hay circunstancias en las que los acreedores piden más a provincias que no tienen capacidad de pago”, dijo ante el Congreso, sin profundizar.

En Casa Rosada aclaran que es “inevitable” que algunos distritos caigan en “default estratégico”, es decir, mientras renegocian. Pero aseguran que el espíritu es que todas puedan reestructurar para no pagar nada al menos en 2021. Y citan el caso mendocino.

La inevitabilidad del default está relacionada con que el Estado nacional se quedó sin dólares. Esa es la causa que llevó al Banco Central a ajustar el cepo cambiario a mediados de septiembre, interrumpiendo incluso las ventas a ahorristas por casi dos semanas.

Con el 93% de adhesión y una quita promedio del 40% de los intereses, Mendoza cerró esta semana su canje de un título por 530 millones de dólares. Foto: Prensa de Gobierno

Con el 93% de adhesión y una quita promedio del 40% de los intereses, Mendoza cerró esta semana su canje de un título por 530 millones de dólares. La provincia se ahorrará 80 millones de dólares en intereses, según explicó el ministro de Hacienda y Finanzas, Lisandro Nieri.

Mendoza fue la primera provincia en reestructurar después de Nación. En el proceso de negociación están también Córdoba, Buenos Aires, Chaco, Entre Ríos, Río Negro, Chubut, Jujuy, La Rioja, Neuquén, Salta y Tierra del Fuego.

Endeudamiento vertiginoso

Según el Observatorio de Deuda del Instituto de Economía y Trabajo (ITE) German Abdala, el 93% de la deuda que ahora se busca reestructurar (12.299 millones de dólares) fue tomado por los gobernadores entre marzo de 2016 y julio de 2019.

El precio del endeudamiento, además, fue alto. La gestión de María Eugenia Vidal, en la que Hernán Lacunza era el ministro de Economía, comprometió una tasa del 9,375% anual en marzo de 2016. Lo mismo firmó el peronista Domingo Peppo, de Chaco, en agosto de ese año.

Un informe del Centro de Economía Política (CEPA) indica que hay otros distritos que no se subieron a la ola de tomar endeudamiento que comenzó en 2016 y hoy se encuentran virtualmente desendeudadas, como San Luis y La Pampa.

Datos de la Dirección Nacional de Asuntos Provinciales de Nación indican que el 70% del pasivo de las provincias son bonos y el 75% del stock total está en dólares. No había alternativa más que renegociar por la crisis fiscal y la devaluación del peso.

Para pagar una deuda, las provincias le compran dólares al precio mayorista. El precio del billete verde allí subió un 33% en los últimos doce meses, hasta los 75,85 pesos, cuando los ingresos en pesos de los distritos vienen registrando caídas reales desde abril.

Los datos oficiales indican que la deuda consolidada de las provincias alcanza el 7,4% el Producto Interno Bruto del país. Casi se duplicó desde 2015. Pero el escenario está lejos de ser el de 2002, cuando el stock alcanzaba el 21,9% del PIB.

Por la Corresponsalía en Buenos Aires


En esta nota:

Economia Provincias


Comentarios