La iniciativa que se conocerá este martes prevé un déficit fiscal primario del 4,5% para 2020.


El Gobierno de Alberto Fernández presentará este martes su proyecto de Presupuesto 2021, en lo que será la primera muestra concreta y detallada de lo que prevé para la economía del país, tras su insistente negativa de dar a conocer un “plan económico”.

En el proyecto se conocerán las previsiones para el año que viene, pero también se observará la impronta que Fernández le dará a su mandato en materia de presión fiscal, gasto público y direccionamiento de los recursos del Estado nacional.

La iniciativa que se conocerá este martes prevé un déficit fiscal primario del 4,5% para 2020, un crecimiento del PBI del 5,5% y una inflación que estará entre el 28% y 29%, unos ocho puntos por debajo de la de este año.

Este lunes almorzaron -durante cuatro horas- el presidente de la Cámara, Sergio Massa; los ministros de Economía, Martín Guzmán, y de Interior, Eduardo De Pedro;y el jefe del bloque oficialista, Máximo Kirchner.

Allí se ratificó que el proyecto ingresará este martes como lo ordena la Ley de Administración Financiera; y se acordó que el viernes habrá una videoconferencia de Guzmán con los bloques de diputados y senadores para dialogar los lineamientos. Y el martes de la semana próxima el ministro hará la presentación formal ante la Comisión de Presupuesto y Hacienda de Diputados.

Según fuentes con conocimiento de ese encuentro que consultó Vía País, en la reunión también se habló del análisis en el Congreso de la nueva formula jubilatoria en la última semana de septiembre; y de un eventual refuerzo de fondos para las provincias ante la pandemia.

De cara a un año en el que se espera un fuerte rebote económico, uno de los datos que más se esperan es el de la presión tributaria, dado que por diversos cambios en la matriz impositiva podría incrementarse la carga sobre los patrimonios, algunos ingresos y rentas más altas.

La presión tributaria nacional fue del 23,57% del PBI en 2019; este año cerraría en 24% y en 2021 podría escalar hasta cerca del 25%. Ante la consulta de La Voz, en el Gobierno insistieron ayer que no generarán más carga sobre la clase media ni sobre las empresas productoras, especialmente las pymes.

(Foto: Prensa)

Hoy, el 42% de los impuestos nacionales están sobre bienes y servicios; el 24% son aportes y contribuciones patronales; el 22% sobre ingresos, utilidades y ganancias de capital; el 11 sobre el comercio y las transacciones internacionales; y el 1% sobre la propiedad. El Gobierno pretende que ese último punto pase paulatinamente a tener mayor protagonismo en la presión tributaria.

Fuentes oficiales indicaron que los gastos en el exterior tendrán una lupa extra. Si bien el Gobierno por el momento no avanzó en un ajuste sobre el cepo cambiario, sí se prevé incrementar la presión fiscal para desalentar el consumo fuera del país. Se prevé que los impuestos que gravan las compras al exterior, como los Derechos de Importación y la Tasa de Estadística, y el denominado PAÍS sean de los que mayor salto registren respecto de 2020, hasta 20 puntos por encima de la inflación.

El Gobierno prevé que el tipo de cambio se ubique en torno a los 101,60 pesos para fines de 2021. Esto llevaría al valor real del billete dentro del cepo, contemplando el Impuesto País del 30%, a unos 132 pesos. También se proyecta un gasto de capital del 2,2% del PBI –el doble que en 2020- y que más del 60% de los recursos se destinen a gastos sociales para atender los daños que dejará la pandemia más allá de este año. La cartera de Obras Públicas pretende desarrollar unos 6.200 proyectos de inversión en el país, por 550.093 millones de pesos.

Tensión política

Guzmán ofrecerá la semana que viene una exposición a los legisladores que estarán conectados vía videollamada, para hacer las preguntas iniciales de un debate que se prevé será muy confrontativo.

El interbloque de Juntos por el Cambio ya se puso en guardia. El lunes, en una reunión por videollamada, sus máximos exponentes con Mauricio Macri a la cabeza, se comprometieron a revisar “a fondo” el texto de la denominada ley de leyes.

Por las restricciones sanitarias, el Presupuesto podría terminar siendo votado en un recinto armado fuera del palacio legislativo.

Por la corresponsalía de Buenos Aires. 


En esta nota:

Politica


Comentarios