Los usuarios de WhatsApp están siendo víctimas de ataques que generan dolores de cabeza. Se trata de mensajes con textos ocultos de gran tamaño y con caracteres extraños, que logran bloquear la aplicación .

Al abrir este tipo de mensajes, que por la cantidad de símbolos y caracteres atípicos resulta difícil de procesar, la app se congela y termina bloqueándose. Pero eso no es todo: cuando los usuarios vuelven a intentar abrir la plataforma, continúa bloqueada.

Para evitar ser víctimas de estos ataques, lo primero que hay que hacer al recibir un mensaje sospechoso es intentar bloquear al contacto que lo envió. Otra opción es eliminar el mensaje que contiene el código de bloqueo a través de WhatsApp Web.

También es recomendable que solo los contactos conocidos puedan agregar a los usuarios a grupos, y para eso es necesario cambiar la configuración de privacidad de grupo, desde los Ajustes de Cuenta.

En caso de caer en la trampa, los usuarios deberán reinstalar la aplicación y si no tienen una copia de seguridad de su historial de chat, lo perderán.