El presidente inauguró 364 plazas nuevas en 3 penales bonaerenses junto al gobernador Axel Kicillof.


Los Gobiernos nacional y bonaerense inauguraron este viernes 364 plazas nuevas en tres penales de la provincia de Buenos Aires en el marco de un plan que contempla también la construcción de 15 hospitales penitenciarios en cárceles de 12 distritos bonaerenses.

Las obras forman parte del “Plan de Infraestructura Penitenciaria” en el marco del programa “Más trabajo, menos reincidencia” impulsado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos bonaerense, que conduce Julio Alak, presente en el acto de lanzamiento que fue encabezado desde la residencia de Olivos por el presidente, Alberto Fernández, y el gobernador de la provincia, Axel Kicillof.

“La sociedad ha ido abandonando poco a poco el problema carcelario. No podemos seguir mirando impávidos las condiciones de hacinamiento de las cárceles. El encierro tiene ciertos límites éticos”, afirmó el jefe de Estado.

Alberto Fernández anunció obras en cárceles de la provincia de Buenos Aires. (Presidencia)

A través de una videoconferencia, Fernández destacó que “quien delinque merece una pena”, aunque advirtió la necesidad de que los condenados “se resocialicen”.

Las penas siempre son temporarias y un día el condenado recupera su libertad. No puede haber más penuria que el encierro. Esteban Righi decía que a los gobiernos se los mide por las condiciones en las que están sus cárceles. Necesitamos que quien entra se prepare para el día en que vuelva a estar libre. Para eso necesitamos que el encierro no se convierta en un hacinamiento tal que lo animalice, lo embrutezca y lo vuelva más violento”, señaló.

Y agregó: “No queremos que quien delinque no cumpla el castigo que merece. Queremos que ese castigo tenga las condiciones humanitarias que el mundo y la sociedad moderna reclaman. Cuando las cárceles se hacinan y los presos terminan olvidados, al preso no le queda otra opción, cuando sale, que volver al mismo lugar donde aprendió el delito”.

El Plan de Infraestructura Penitenciaria

El Plan se propone reducir, en forma sostenida el déficit de 18 mil plazas del Servicio Penitenciario Bonaerense producido por la sobrepoblación que recibió este gobierno hace siete meses y cuya gravedad fue calificada como “catastrófica” y “una verdadera crisis humanitaria” por el máximo tribunal penal de la Provincia de Buenos Aires, según fuentes gubernamentales.

El Plan de Infraestructura a ejecutarse entre 2020 y 2023, con fondos provinciales y nacionales, propone disminuir el hacinamiento de las 64 unidades del Servicio Penitenciario que alojan el 50% del total de los privados de su libertad en la Argentina, siendo uno de los más grandes de América Latina.

Según precisó el Ejecutivo provincial, en la Unidad 32 de Florencio Varela, el gobierno de Axel Kicillof construyó 144 nuevas plazas distribuidas en tres pabellones, un Salón de Usos Múltiples, un Taller y una Escuela.

En el penal 28 de Magdalena se construyeron 156 plazas en tres pabellones y en la Unidad 47 de San Martín se construyeron 64 plazas en el sector de pre-egreso, divididas en ocho casas nuevas, de acuerdo a la modalidad establecida por Naciones Unidas, un SUM y una Escuela.

Este plan, con una inversión de 800 millones de pesos, tiene previsto construir 2.000 plazas con obras que actualmente están en construcción.

Además, se lleva adelante la construcción de 15 hospitales penitenciarios en complejos en 12 distritos de la provincia de Buenos Aires, con una capacidad de 390 camas de internación, en el marco de la pandemia por coronavirus.

Estos hospitales, que está construyendo el Ministerio de Obras Públicas de la Nación, se emplazarán en las cárceles de Florencio Varela, Lomas de Zamora, Campana, San Martín, Ituzaingó, La Plata, Magdalena, Mar del Plata (Batán), Olavarría y General Alvear.

Estos cuentan con pabellones de 382 metros cuadrados, 24 habitaciones individuales y 8 baños, servicio de laboratorio, salas de rayos y ecografía, camas de terapia intensiva, unidades de diálisis, así como el respectivo equipamiento e insumos: camillas, ecógrafos, equipo de rayos y mamógrafos.

Según el gobierno bonaerense, la sobrepoblación que hoy padece el sistema fue producto del ingreso masivo de 16.125 nuevos internos en el sistema entre 2016 y 2019, período en el que apenas se construyeron 1.092 plazas y quedaron numerosas obras paralizadas que, para reiniciarlas, se tuvo que cancelar una deuda superior a los 400 millones de pesos.


En esta nota:

Cárceles Politica


Comentarios