Un conductor de televisión chileno le cortó el pelo en vivo a un camarógrafo, y fue despedido por la cadena donde trabajaba, después de que el empleado lo demandara.

José Miguel Viñuela (Instagram)

José Miguel Viñuela conducía el ciclo "Mucho Gusto" en el canal chileno Mega, y perdió su trabajo después de la reprochable conducta que tuvo al aire, ante el asombro de sus compañeros. Además, deberá enfrentar un juicio.

Ocurrió el 16 de julio durante la emisión del programa matutino, cuando Viñuela dijo a José Miranda, el camarógrafo: "No puede venir a trabajar así. El coronavirus lo tiene pegado en el pelo". Entonces tomó una tijera, caminó hacia él y le cortó la larga cola de caballo que llevaba.

Inmediatamente la gente comenzó a repudiarlo en redes sociales, mientras que las co-conductoras de Viñuela reaccionaron sorprendidas con su actitud.

Poco después, el canal emitió un comunicado despegándose del hecho: "Mega lamenta y no comparte los hechos ocurridos en la edición de hoy de nuestro programa matinal. Como empresa valoramos profundamente el aporte profesional de cada uno de nuestros trabajadores y en toda circunstancia estamos comprometidos en el respeto a su dignidad", dijeron.

El comunicado de Mega (Web)

En medio del escándalo, Viñuela se disculpó públicamente: "No medí las consecuencias. Asumo mi completa responsabilidad. Valoro enormemente el trabajo de todos y cada una de las personas de Mega, que trabajan tanto delante como detrás de cámara. Me avergüenza mucho haber herido a José o a alguno de ustedes en particular. Nos sirve para aprender de nuestros errores", expresó.

Sin embargo, las disculpas no fueron suficientes para conservar su puesto, ya que Mega informó que "a partir de este lunes 20 de julio José Miguel Viñuela no participará como animador en el programa Mucho Gusto".

El comunicado de Mega (Web)

Ahora el conductor deberá responder ante la Justicia, ya que el camarógrafo presentó una demanda por "un acto de prepotencia en Mucho Gusto". "Buscamos que se restablezca el derecho a la dignidad de las personas, cualquiera sea su condición social, económica o profesional y que el tribunal declare que se cometió un acto abusivo, prepotente y arrogante que atentó gravemente contra la dignidad de un camarógrafo a partir de una persona que es rostro de televisión y que se encuentra en una situación social y profesional de superioridad", dijo el abogado del trabajador.