Los dos pilotos del equipo Ferrari de Fórmula 1, el alemán Sebastian Vettel y el monegasco Charles Leclerc, regresaron a pista concretando una jornada de pruebas en el circuito italiano de Mugello con el coche de 2018. ¿Qué fue lo más destacado que dejó la prueba concretada el martes? Lo repasamos.

Ambos pilotos completaron un test privado para comenzar a readaptarse al pilotaje tras el largo parón por la pandemia y con vistas al inminente comienzo de la temporada, la semana que viene con el Gran Premio de Austria, en el Red Bull Ring de Spielberg.

Por motivos de reglamento deportivo, que impide usar los coches del año en curso, Vettel y Leclerc rodaron al volante de un Ferrari SF71H de la temporada 2018.

Ferrari probó con el SF71H de 2018.

Vettel, que en 2021 dejará su puesto en el equipo al español Carlos Sainz, giró primero. Volvió a subirse a un coche de Fórmula 1 116 días después de la última serie de pruebas en el Circuito de Barcelona-Cataluña. Cubrió el equivalente a una distancia de un Gran Premio.

Vettel, junto al ingeniero Mattia Binotto, director de la Scuderia Ferrari de F1.

Por la tarde fue el turno de Charles Leclerc al volante del SF71H. Fue su segunda experiencia tras la pandemia después su reciente experiencia con un F1 (el SF1000) por las calles de Maranello el jueves pasado. Era la primera vez que el piloto monegasco recorría Mugello en un coche de F1. También completó una distancia comparable a un Gran Premio.

Leclerc giró por primera vez en Mugello sobre un auto de Fórmula 1.

Según informó la propia escudería Ferrari, la prueba se realizó en las mismas condiciones de trabajo que los equipos experimentarán en Austria para la prueba inicial de la temporada 2020.

Así, se evaluaron los protocolos antiCovid-19, con mecánicos e ingenieros trabajando con máscaras y respetando el distanciamiento social en una disposición modificada del box. Vettel y Leclerc hicieron lo mismo cuando cambiaron las butacas en el SF71H a la hora del almuerzo.

El ensayo fue comparable a la distancia de un Gran Premio, tanto para Leclerc como para Vettel.

"Me alegra volver al coche después de un descanso aún más largo que el habitual de invierno (europeo). También, me alegró mucho ver a todos los chicos del equipo por fin. Fue genial volver a obtener esas sensaciones de un coche y hacerlo en una pista tan espectacular. Realmente creo que Mugello merece ser sede de un Gran Premio de Fórmula 1", dijo Vettel.

Charles Leclerc, por su parte, comentó; "Aunque he estado bastante ocupado con las carreras virtuales durante este largo descanso, necesitaba volver a tener esa impresión física de velocidad. Poder conducir en un circuito tan espectacular como Mugello, por primera vez al volante de un coche de Fórmula 1, ayudó a que este día fuera aun más memorable".

MUGELLO GESTIONA SER INCORPORADO AL CALENDARIO 2020 DE LA F1

Los administradores del circuito de Mugello esperan poder organizar una carrera de F1 por primera vez este año, como parte del calendario revisado 2020; la fecha podría concretarse después del Gran Premio de Italia en Monza, previsto para el 6 de septiembre.

Se sabe que la F1 está considerando una serie de opciones más allá del organigrama de ocho carreras anunciado hasta ahora, con carreras adicionales en Europa que se consideran probables.

Recordamos que Mugello es sede del Gran Premio de Italia de MotoGP desde 1994; y también alberga algunas carreras continentales europeas de GT, pero nunca ha organizado un Gran Premio de F1.

Mugello aspira a organizar un Gran Premio de F1 este año.