La pandemia por el coronavirus no da tregua en el mundo y en Alemania las autoridades reconfinan dos cantones en los que viven más de 600.000 personas por la aparición de un importante foco. 

Los residentes de Gütersloh y Warendorf, en el oeste del país, verán de nuevo cómo sus desplazamientos y actividades son estrictamente limitados durante una semana, para intentar contener la propagación del virus, que afecta a más de 1.550 personas de un matadero de la región, aunque no se les exigirá permanecer en sus domicilios.

"Por primera vez en Renania del Norte-Westfalia y en Alemania, vamos a volver en todo un cantón a las medidas que se aplicaban hace algunas semanas", indicó Armin Laschet, el dirigente de la región más poblada y más industrializada del país, durante una conferencia de prensa en Düsseldorf.

Según un recuento de la AFP basado en fuentes oficiales, la enfermedad ha causado en el mundo más de 473.000 muertos y más de 9,1 millones de contagios, y sigue "acelerándose", advirtió la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Incluso, en tan solo ocho días se registró un millón de nuevos casos en el planeta, cuando al inicio de la propagación hicieron falta tres meses para llegar al primer millón de contagios, precisó el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Por su parte, en América Latina, el virus sigue avanzando de forma desenfrenada y acumula 2,1 millones de contagios, de los cuales más de la mitad corresponden a Brasil.