Se trata de un Comité integrado por acreedores externos, entre los que está el Banco Mundial. La empresa santafesina le debe más de 500 millones de dólares.


La noticia de la intervención y futura expropiación de la empresa Vicentin sorprendió a todos, al punto que los acreedores que se enteraron por la prensa pidieron hoy abrir un canal de diálogo con el presidente Alberto Fernández.

El grupo de instituciones internacionales que conforman el Comité Ad hoc de Acreedores Privados Internacionales (“El Comité”) expresó en un comunicado su “firme disposición a entablar un diálogo constructivo con las autoridades gubernamentales relevantes”.

Quieren discutir, dijeron, la regularización de la deuda de Vicentin, “lo que contribuirá a aliviar la situación financiera general de la compañía”.

General en una de las plantas de Vicentin por la medida que dio el Gobierno intervenir la Empresa (FOTOS CLARÍN)

El Comité está formado por seis instituciones financieras internacionales: IFC (Corporación Financiera Internacional, parte del Grupo del Banco Mundial), FMO (Banco de Desarrollo controlado por el Estado holandés), ING, Rabobank, Natixis y Credit Agricole.

El objetivo del Comité, que se formó inmediatamente después del anuncio del colapso financiero de Vicentin en diciembre de 2019, es negociar conjuntamente la recuperación de los más de USD 500 millones en préstamos otorgados a la empresa santafesina.

General en una de las plantas de Vicentin por la medida que dio el Gobierno intervenir la Empresa (FOTOS CLARÍN)

Esa cantidad representa alrededor del 40% de la deuda total de la empresa que ahora la gestión Fernández busca expropiar. “Como resultado, el principal acreedor de Vicentin es hoy el Comité”, dice el comunicado.

Las instituciones financieras que conformaron el Comité Directivo han financiado y apoyado el crecimiento del sector de agronegocios en Argentina durante más de 20 años y son optimistas en cuanto a que una solución satisfactoria a la crisis financiera de Vicentin.

Ese vaticinio, claro está, incluye el pago de la deuda que tiene la compañía. “Esto permitirá a estas instituciones continuar apoyando a la industria de agronegocios en Argentina, la que desempeña un papel clave en los ingresos de exportación para el país”, dijo el Comité.




Comentarios