Jorge Rial se refirió en su programa de televisión a una situación de "acoso" que vivió en el pasado. El relato surgió a partir de un tema distinto: el viaje de Susana Giménez a Uruguay y su posterior accidente doméstico.

El conductor, que conversó con Lorna, reconocida fanática de la diva, elogió el respeto que le tiene a la conductora y recordó a una admiradora suya que tuvo un compartamiento distinto, tan invasivo que Rial llegó a considerarlo excesivo.

Jorge Rial se refirió en su programa de televisión a una situación de "acoso" que vivió en el pasado.

La reconstrucción de lo ocurrido con Susana Giménez en las últimas semanas y el diálogo entre Rial y Lorna lo puso reflexivo. "Todos tendríamos que tener una Lorna", señaló en vivo Rial. "Alguien que te mire a la distancia, que no sea invasiva", aseguró. Con esas palabras, el papá de Morena dio pie a sus panelistas para recordar un episodio del pasado en el que se sintió sumamente incómodo.

"Tuve una fan con problemas psicológicos de verdad", recordó el conductor.

"Tuve una fan con problemas psicológicos de verdad", recordó el conductor. Un día, según la historia del periodista, la mujer lo esperó a la salida de América, luego de terminar el programa y el periodista se llevó un gran susto cuando se la encontró en la puerta del canal. "'Llevame a un hotel', me dijo", contó en vivo en "Intrusos".

"En ese momento, le tuve que mentir. 'Estoy felizmente casado'", le dije. Entiendan que había que mentir. En ese momento la frase fue mágica. Me defendí con lo peor que tenía, saqué la peor arma", contó en referencia a su matrimonio con Silvia D'Auro. "Igual no sirvió de nada. Me corrió y quiso abrir la puerta de mi auto en movimiento. La tuvieron que internar", detalló.

Además, según Rial, la mujer lo había seguido en su vida cotidiana en otras ocasiones.

Además, según Rial, la mujer lo había seguido en su vida cotidiana en otras ocasiones. Por ejemplo, cuando salía a comer con su familia o compañeros de trabajo. "Se paraba atrás de los árboles y me espiaba", dijo. "Julián y Ana, los productores, son testigos. Un día la policía actuó y terminó todo", concluyó.