Lo informó el Ministerio de Trabajo. Se trata dela mayor caída para ese mes desde 2002 y esperan que en abril la baja sea mayor.


De acuerdo a la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) del Ministerio de Trabajo, el nivel de empleo asalariado registrado del sector privado tuvo una disminución del 0,5% en marzo, lo que representa la mayor caída mensual para ese mes desde 2002.

Se trata de unos 30.000 empleos privados en relación de dependencia, sin contemplar la caída laboral entre los monotributistas y autónomos. Además, el Informe laboral adelanta que en abril la pérdida de empleos sería mayor.

Con relación a un año atrás, la caída es del 3%, lo que sumaría 180.000 asalariados privados formales menos.

Informe del Ministerio de E… by Via País on Scribd

La tasa de despidos tuvo en marzo un aumento del 0,5 %, a pesar de las prohibiciones de despidos sin causa. Mientras que la tasa de suspensiones fue del 0,8%, aunque pegó un salto en abril por los acuerdos en distintos gremios.

Cabe aclarar que el informe incluye a empresas privadas formales de más de 10 trabajadores, por lo que se descuenta que la caída del empleo es superior, ya que no se toma el achique de personal en empresas más pequeñas.

“Esta es la mayor contracción mensual de los meses de marzo desde el año 2002. En marzo de 2009, con la crisis internacional como escenario se registró una caída similar, apenas menor a la actual. Este comportamiento se verifica en el mes en que se implementa el aislamiento social preventivo y obligatorio declarado en el marco de la pandemia del COVID19 oficializado el 20 de marzo, aunque algunos sectores ya habían restringido o suspendido sus actividades unos días antes. No cabe duda que esto impactó en las decisiones empresarias de contratación de personal”, indica el Informe laboral, que menciona a la construcción, el comercio, hoteles y restaurantes y la industria como los más afectados.

En ese sentido, el sector con mayor caída fue la construcción, que tuvo una reducción del 3,1% en relación al mes anterior y del 19.7% en relación a marzo de 2019.

Por su parte, “las expectativas netas de aumento de personal, reflejadas en la diferencia entre la proporción de empresas que esperan aumentar sus dotaciones y aquellas que esperan disminuirlas, resultaron altamente negativas, ubicándose en el valor más bajo de la serie (-6,5%)”.




Comentarios