"Todo pasa por algo", expresó la modelo en un descargo que compartió en las redes sociales.


A principios de esta semana, Luli Fernández y su marido, Cristian Cúneo Libarona, sufrieron un violento robo en su casa en Villa de Mayo, en el partido de Malvinas Argentinas. La modelo relató el hecho en un video en cual se la ve muy angustiada, especialmente debido a que la habían amenazado con llevarse a su hijo, Indalecio.

Días después de este traumático episodio, la modelo hizo una profunda reflexión a través de su cuenta de Instagram, donde tiene más de un millón de seguidores. “Alguien está mas abrojito que nunca. No creo que se haya dado cuenta de lo que pasó pero sin dudas nota lo que me pasa desde que entraron a casa a robarnos hace apenas unos días”, expresó sobre su hijo de menos de dos años.

“Cómo no va a darse cuenta de eso si vivió adentro mío 9 meses y aunque no hable se expresa perfecto con solo mirarnos”, agregó. Respecto a su estado de ánimo, indicó: “Transito distintos momentos, a veces creo que estoy perfecta y que por suerte “no fue tan grave” y a veces tiemblo como una hoja sin entender bien por qué…”.

La postal que compartió Luli Fernández con una reflexión (Instagram/@lulifernandezok).

La panelista también añadió: “Me lo permito, lo transito y acepto el proceso de lo que me esta pasando. Todo me esta costando un poco más…  Si estar en cuarentena es difícil, imagínense con un robo a mano armada y amenaza de secuestro a mi hijo en el medio…”.

Sin embargo, Fernández se mostró optimista sobre la situación: “¿Qué creo? Que todo pasa por algo y que incluso las cosas más difíciles que nos tocan transitar nos suceden para nuestra evolución“.

“Cuando empezó esta inesperada y extraña etapa de nuestras vidas (creo que nadie jamás consideró vivir en cuarentena) subí una foto con Indalecio y al final del Post escribí algo que en algunos momentos difíciles me lo he preguntado y ha sido de inmensa ayuda; lo comparto nuevamente, para vos que me leés y para mí que necesito decírmelo una vez más”, escribió.

Luli Fernández junto a su hijo, Indalecio (Instagram/@lulifernandezok).

A continuación, reprodujo el mensaje de aquella publicación: “Preguntate si eso que tanto te afecta, angustia o altera hoy seguirá provocándote el mismo dolor en un año. Si la respuesta es NO, sonreí. Todo pasa y cómo nos paramos de los momentos difíciles es nuestra decisión y nuestra responsabilidad.”

Elijo hacerlo sonriendo y esperanzada, pese a todo, en un mundo mejor para mi chiquitín“, concluyó.




Comentarios